Search results for "matsikanari"

matsikanari AU matsinti BU m. brujo, persona que embruja, hechicero. ◊ Tradicionalmente se decía que solamente un chamán o curandero seripigari podía convertirse en brujo y que mayormente era un acto involuntario que tenía lugar como resultado de encontrarse con el poder matsikantsi que mataba por medio de la hechicería. Se creía que este ser invisible y maléfico habitaba en las piedras yogevuroki, a las que también se referían con el término serepitontsi o iserepito, y que de vez en cuando aparecía en forma visible como ser humano o jaguar. Se decía que cuando un hombre se adueñaba de una o más de estas piedras, automáticamente poseía también el poder que residía en ellas. De ahí esa persona comenzaba a hacer daño sin darse cuenta a quién se lo hacía, porque no era la persona misma que deseaba dañar sino era el imatsika. ¶ Se decía que había por lo menos tres maneras de que un chamán se convirtiera en brujo. A veces el mismo tenía deseos de ir a conocer muchas cosas y hacer contacto con todos los espíritus buenos saankariite, pero sucedía que cuando llegaba a Megantoni, el tasorintsi que vivía en ese lugar le impedía el viaje porque no quería que llegara a ser superior a él y quizás fuera a vivir con los espíritus buenos inmortales. Así que lo sopló e hizo que se encontrara con matsikantsi quien le daba su poder de embrujar o hechizar, y por consiguiente comenzaba a embrujar y ya no lograba hacer contacto con los espíritus buenos sino solamente con los malos como, por ejemplo, segamai y kasuvarerini. ¶ Se decía que para otros chamanes, el contacto con matsikantsi era por casualidad cuando se encontraba con él en forma visible en el monte y le daba las piedras yogevuroki diciéndole: “Nero iroro pisentakempa”. “Aquí las tienes para que te cuides con ellas”.> Para otros bastaba recoger una o más piedras negras yogevuroki y guardarlas en su chuspa; poco a poco, por fatalidad, si era ése su destino, o por querer conseguir ese poder, se convertía en brujo. Si quería, por algún motivo, convertirse en brujo, comenzaba a exprimir jugo de tabaco en la piedra, lo que equivalía a darle su comida.. Aiño seripigari iokagutakari matsipanko ipakeri imatsika ovashi imatsikatantanake tenige inetsajaeri saankariite, inti inetsaanake matsipanko, segamai, kasuvarerini, etc. Hay chamanes que se encuentran con el pájaro matsipanko y él les da su poder de embrujar resultando que se convierten en brujos y ya no hacen contacto con los espíritus buenos sino con (los malos) matsipanko, segamai, kasuvarerini, etc. Yogari matsigenka yagakeri yogevuroki yoyagakeri itsagineku, impo ariompa intagarora onake impeganakempara matsikanari, iripokake ivatsa suvatatsirira intinkamitakemparira imapukite ovashi impeganakempa matsikanari. (Tradicionalmente se decía que) un hombre recoge una piedra yogevuroki, la pone en su chuspa y si está destinado a ser brujo, el cuerpo (lit.la carne) del espíritu maléfico suvatatsirira viene a vivir en la piedra y él comienza a convertirse en brujo. ¶ Se decía que una señal de que un hombre se había convertido en brujo era que comenzaba a caminar un poco chueco o con piernas arqueadas. Itikanakeri imatsika yanuitanake tate tate ikantaigi: “Intirorokari matsikanari nerotyo itikanakeri imatsika tera iranuitagantsite”. El ser que reside en sus piedritas le impide caminar, así que comienza a caminar con las piernas arqueadas tate tate y (la gente) dice: “Será brujo y por eso él que vive en sus piedritas lo obstruye y no puede caminar normalmente”. ¶ Fuera como fuera la manera de convertirse en matsikanari, una vez convertido, se decía que no era el brujo mismo que hacía daño a la gente y la hacía morir sino imatsika que vivía en las piedras que siempre llevaba en su chuspa. También se creía que era imposible que el brujo se deshiciera del poder malo del imatsika y volviera a tener contacto con los espíritus buenos y hacer el bien; se decía que si un brujo botaba las piedras, o trataba de deshacerse del poder que estaba en ellas, ahí mismo se enfermaba con escalofríos y moría. V. igéntiri, matsíkantsi, matsikatantagantsi, seripigari, serepitontsi.

iravéntane s/inan.pos. su defensa o arma de él; su amparo; fig. la mano derecha de él. • Se aplica este término a personas o cosas a las que uno recurre, de las que uno depende, o que usa, para su defensa o para hacer cualquier cosa (p.ej. su perro, sus flechas, una hierba medicinal).; • Generalmente, en vez de usar esta forma sustantival, se usa una forma nominalizada del verbo ventagantsi1, o aún más todavía se usa la frase inti naventa él es del que dependo. Yogari iraventane matsikanari inti suvatatsirira. El brujo recurre al demonio que silba (lit. el arma del brujo es él que silba). Yogari matsikanari inti yaventa kasuvarerini. El tunchi es de lo que el brujo depende (para hacer daño). V. ventagantsi1.

kenampirontsi

kenampirontsi inan.pos. {igenámpiro} escalera o palo que sirve para subir a la plataforma de la casa; escalera especial de los chamanes seripigari y los brujos matsikanari. ◊ Tradicionalmente, una prueba de la autenticidad de un chamán era la clase de escalera que usaba para salir de la casa y encontrarse con sus espíritus auxiliares con los que hacía contacto. V. kenagantsi, seripigari.

matsikatantagantsi AU matsitantagantsi BU vt. {imatsikatakeri AU, imatsitakeri BU} embrujar, hechizar. Itsimaventakarora tsinane, imatsikatakero yamasurentanakero osure enoku yovirinitakero osataganaku sega, ovashi okamanake. (Según se afirma) si (un brujo) se molesta con una mujer, la embruja llevando su alma a lo alto y poniéndola donde están unidas las ramitas de la palmera ungurahui; por consiguiente ella muere. ◊ Tradicionalmente se pensaba que bastaba la palabra de un matsikanari para embrujar a una persona, quitarle su alma y hacer que muriera. El significado de lo que decía era siempre lo opuesto a las palabras que usaba. Inintakerorika tsinane ikantavetakaro, kantankicha irorori tera oninteri, ikantanakero: “Nani samani pintimake. Gara tatoita gimpi”. Okutagitevetanaka oga okenake omantsigatanake, pa imatakero yagasurentakero. Si quiere a una mujer y se lo dice, pero ella no lo acepta, él le dice: “Está bien, ya vas a tener larga vida. Nada te va a pasar”. Al día siguiente amanece enferma, porque ya la ha apiolado quitándole su alma. Pairani otimake tsinane matsikanari okantumatakerira ovisarite: “Inkametivagete novisarite, makeri nontsomaakerira”, oga ikenake yonkaraa ikaemavatanake ovashi ikamanake, pa omatakeri omatsikatakeri. (Se afirma que) antiguamente había una bruja que apenas dijo de su nieto: “¡Qué lindo mi nieto! Tráemelo para que lo marque”, ahí mismo se cayó y comenzó a gritar y murió, porque ella lo había apiolado embrujándolo. ¶ Antiguamente se decía que en el momento en que un matsikanari quería embrujar a una persona, se escuchaba un sonido en la noche como si estuviera pasando una bala a alta velocidad. Si el brujo quería que su víctima muriera, ella sentía como si el peso de una piedra le apretara el pecho; de otra manera sentía dolor en otra parte del cuerpo. ¶ A pesar de que se decía que mayormente bastaba la palabra o el deseo de un brujo para producir los efectos deseados, a veces ellos también utilizaban residuos de la comida de sus víctimas. Se referían a esto con el término gakotantagantsi lit. recoger con respecto a, término que también se usaba para referirse a las acciones de insectos que comían residuos de comida de los niños y así causaban, según se pensaba, que ellos se enfermaran. Se decía que cuando un brujo recogía pedacitos de comida de su víctima, esto podría dar como resultado que ella se quedara con solamente encías sin dentadura. Onkaraanake irai irampevogonaitanakempa. Sus dientes van a romperse y va a quedarse con solamente encías sin dentadura. ¶ También se usaba el término gavogotantagantsi (lit. recoger huellas) para referirse a la brujería que incluía recoger tierra de las huellas dejadas por la víctima. A veces también se recogían pedacitos de trapos y cualquier otra cosita que le pertenecía. El resultado esperado era que los pies de la víctima se pudrieran y ella muriera por las complicaciones. Inkogakerika matsikanari iragavogotakempira, iragakero kipatsi pikityatakarira, pisekaporoki, pimanchakishiteki, posante, imponatakero tsipanaku, ontirika impiatakero kapiropiku, impo inkitatakotakero kipatsiku ontirika niganki tsitsipokiku, impo pisompotanake oveseganakempa pigiti ovashi pinkamake. Si un brujo quiere embrujarte, cogerá tierra donde has andado, pedacitos de tu comida, trapitos de tu ropa, varias cosas, las envolverá en una hoja, o las meterá en un tallo de bambú, entonces la enterrará en la tierra o debajo del centro de la candela dando como resultado que tendrás chupos y tus pies se pudrirán y morirás. ¶ En vez de enterrar el paquete con las pertenencias, especialmente en ciertas zonas, algunos hacían un hueco en un árbol catahua y lo metían adentro tapándolo bien. La víctima se quejaba de dolores en el pecho. Se decía que el único remedio era encontrar el paquete y lavar bien o destruir las cosas que contenía. Las personas que creían ser embrujadas también se curaban con la patquina igéntiri, la mucura chariro, y la yerbita matsishi. Yagakotantira onti ipiatakotakeri kamanaku, okatsitanake inegiku, okantanakeri sorererere ovashi impatsaanake inkamakera garikara yogavintagani. Cuando embrujaban ponían las cosas envueltas en un árbol catahua, y el pecho (de la víctima) comenzaba a arder y se pudría (por dentro), y si no se le curaba, se moría. ¶ Las dos maneras más recomendadas para prevenir ser embrujado eran no andar en la oscuridad, y mantener aseado el ambiente sin dejar caer pedacitos de comida o botar basuras, trapos, etc. alrededor de la casa o en el camino. V. chonteatagantsi, matsíkantsi, matsikanari.

pevogonaitagantsi vr. {yapevogonaitaka} quedarse sin dentadura (lit. quedarse con solamente las encías). Onkaraanake pai pampevogonaitanakempa. Tus dientes van a romperse, y vas a quedarte sin dentadura. ◊ Tradicionalmente se afirmaba que un brujo matsikanari podía enterrar pedacitos de la comida de una persona, y hacer que los dientes de esa persona se rompieran y se cayeran y se quedara con solamente las encías. V. pe- Apén. 1; vogonáintsi.

serepitontsi m.pos. {iserepito} piedritas usadas por los chamanes y brujos. ◊ Tradicionalmente, había dos clases de serepitontsi: los cristales de cuarzo o roca saakiri usados por los chamanes seripigari, y las piedras negras yogevuroki usadas por los brujos matsikanari. Las llevaban constantemente en sus chuspas para cuidarse con ellas y para que les ayudaran en el ejercicio de su profesión. Se contaba que una manera de conseguir estas piedritas era la siguiente: un chamán iba a una quebrada y por varios días observaba que había una piedrita redonda, posada encima de otra piedra más grande, que se metía al agua cada vez que el chamán se acercaba. Le daba ganas de cogerla pero no podía, porque siempre (la piedra) se metía al agua. Entonces echaba gotas de tabaco a la piedra grande donde siempre se asentaba la piedrita para drogarla, y así podía cogerla y tenerla como serepitontsi. V. seripigari, seri.

seripigari m. curandero, chamán. ◊ El papel más importante que desempeñaba el chamán tradicional era mantener contacto con los espíritus buenos (inetsáane) para curar a los enfermos, especialmente a los que estaban graves (véase mantsigarintsi). Según se pensaba, había ciertos espíritus que pertenecían a cada chamán por ser los hermanos, hijos y otros familiares del espíritu especial con que él hacía contacto. Se decía que a veces el chamán se trocaba con ese espíritu para que él mismo viniera a hacer la curación; de otra manera, a veces el chamán recibía de los espíritus una planta medicinal, mayormente una especie de ivenkiki, o de pocharoki, con la que podría sanar al enfermo o que podría sembrar para usar en el futuro. Se pensaba que aunque eran los espíritus quienes realizaban las curaciones, solamente un chamán poderoso podía lograr el contacto con ellos que fuera necesario para conseguir su ayuda. ¶ También algunos chamanes se dedicaban a buscar por medio de visiones, a veces conjuradas por el uso del tabaco, el camino a la tierra de los inmortales (terira ineero igamane), para enseñar la ruta a sus paisanos y así vivir todos por siempre sin morir. El término seripigari se deriva de las palabras seri tabaco y pigatagantsi alucinar. ¶ Tradicionalmente, cuando un chamán quería hacer contacto con los espíritus o trocarse con uno de ellos (inkitsagavakagaigakempara), escogía una noche sin luna. Se sacaba la candela fuera de la casa para que ésta se quedara en plena obscuridad. Después de tomar el ayahuasca sin la cual, según se pensaba, sería imposible encontrarse con los espíritus e ir a ellos, el chamán utilizaba una escalera especial (igenampiro) para subir hasta la cumbre de la casa y salir por ella. La escalera típica era un solo palo casi vertical con solamente un peldaño abajo y uno o dos arriba. (Este mismo tipo de escalera igenampiro fue usado también por los brujos matsikanari.) Según se decía, la escalera era una prueba de la autenticidad de cualquier hombre que pretendía ser chamán. Si era un chamán verdadero, debía de poder subir y salir por la cumbre de la casa por medio de este tipo de escalera. Se decía que los impostores hacían sus escaleras con dos palos y muchos peldaños.. Ikenkitsatakotaganira seripigari pairaninirira yogara igamarampite, iroro ikemavakerora oshinkitanakerira, yatagutanake igenampiroku, ipatosavakotanaka, asa ipegaenkatanaka. Arisanorika ipaitaka seripigari patiro ipavitake inchakii. Yogari terira impaitempa ontirira yamatagaka, ipevirigiitanakero inchakii. Se cuenta que cuando un chamán que vivía en los tiempos antiguos tomaba su ayahuasca, apenas sentía los primeros efectos de mareos, subía en su escalera dando palmadas y desaparecía. Si (un hombre) era un chamán verdadero, hacía su escalera de un solo palo (con solamente un peldaño). El que no era un chamán verdadero, sino que estaba engañando, la hacía (de dos palos) con muchos peldaños. ¶ Como todo se hacía en la oscuridad absoluta nadie podría ser testigo del éxito o el fracaso del chamán. Se decía que si se trocaba con un espíritu para que éste viniera a realizar una curación, el espíritu venía con la cushma y la forma exacta del chamán mientras él tomaba la forma invisible del espíritu. Si se alumbraba al chamán mientras estaba haciendo el contacto con sus espíritus auxiliares, se pensaba que éstos se enojarían con él y él moriría. Inetsaane seripigari saankariite inake, irorotari yogantakarorira igamarampite okantakera pitse pitse pitse, pintsivoviterira iniavakagaigakara, pinkisakagantakeri seripigari inkisakeri inetsaane inkamake. Los espíritus auxiliares de los chamanes son espíritus buenos invisibles, y por eso cuando el chamán toma ayahuasca tiene que hacerlo en plena oscuridad pitse pitse pitse y si los alumbras cuando están conversando, condenas al chamán a ser castigado por ellos y a morir. ¶ Cuando el espíritu regresaba a su casa, el chamán llamaba a su esposa para que le trajera la candela otra vez dentro de la casa y le alumbrara para que él pudiera bajar del techo. Yogari seripigari yogara igamarampite ikitsagavakagaiganaka inetsaane, irirokya pokankitsi ivankoku seripigari irogavintakera mantsigari. Yogari seripigari irirokya atankitsi ivankoku inetsaane ineakerira. Cuando el chamán tomaba su ayahuasca, se trocaba con uno de sus espíritus auxiliares (de manera que el espíritu) venía a la casa del chamán para curar al enfermo. El chamán, por su parte, iba a la casa de sus espíritus auxiliares a visitarles. ¶ Tradicionalmente se decía que el verdadero chamán (seripigarisanorira o, antiguamente, antyavígari), podía traer a sus espíritus auxiliares hasta la casa (ipokakagakeri) en plena luz de la luna durante una fiesta, y servirles ovúroki. En este caso no había necesidad de subir a ellos por la escalera sino que traía a uno o dos de ellos del monte o de la chacra y solamente se quedaban un rato y se iban otra vez. Para ir a traerles decía: “nagutera namatagane” “voy a traer mi engaño”, lo que equivalía a decir que iba a recibir a una gran autoridad. Su esposa tendría el masato listo y el patio de la casa bien barrido con las esteras tendidas. Según se contaba, los saankariite venían vestidos de cushmas muy rojas y tomaban y tamboreaban hasta que cantaba el gallo. Se decía que a veces, por la mañana, todo el patio se encontraba lleno de manchas de achiote, señal que uno o más espíritus habían pasado la noche conversando y tomando con el chamán casi hasta el amanecer cuando regresaban a sus domicilios. Yogari seripigari irirosanorira yamaigakeri inetsaane pankotsiku yoviikakagaigakari shitea. Okutagitevetanaka kiraatuivagetake ivotsote. El verdadero chamán trae a sus espíritus auxiliares a la casa y los hace tomar masato. Cuando amanece todo el patio está rojo con su achiote. ¶ Tradicionalmente los chamanes llevaban constantemente en sus chuspas unas piedritas brillantes saakiri como, por ejemplo, cristal de roca o cristales de cuarzo, a las que se referían con el término serepitontsi o iserepito. Estas piedras cristalinas parecían tener algo en el centro que para el chamán era ivatsa inetsaane tinkamitakarorira mapu la carne o el cuerpo de su espíritu auxiliar que residía dentro de la piedra. Se consideraba ser el poder bueno del chamán. Los chamanes conseguían iserepito de otros curanderos o chamanes o, si no, el que tenía interés en ser chamán las buscaba creyendo que estas piedras tenían el poder de cuidarle y de ayudarle en su profesión. A veces los chamanes trataban a una de sus piedritas como a hijo diciendo que había un niño que residía en la piedra; si la piedra era muy brillante, se pensaba que quizá un jaguar vivía en ella y si el chamán estaba convencido que así era, soplaba en la piedra en la noche creyendo que de esa manera tomaría la forma del jaguar y vendría a proteger la casa en contra de los demonios kamagarini comiéndolos por si venían. ¶ Se pensaba que había que dar comida, en forma de jugo de tabaco, al poder que vivía dentro de las piedritas, porque de otra manera sufriría del hambre y se escaparía dejando al chamán sin poder. Cuando estaba en casa, sacaba sus piedras de su chuspa más o menos dos veces por semana, las ponía en una calabaza pamoko y echaba jugo de tabaco en ellas. Al día siguiente cuando ya se había secado, decía: “Neri, itsoatanakero”. “Míralo, está terminándolo”. Si el chamán estaba en el monte, mientras descansaba agarraba una hoja de tabaco, la calentaba en la candela y la apretaba para que saliera el jugo el que hacía gotear en las piedritas. ¶ A la mujer del chamán se le decía mantyaro o imantyarote. Algunos afirman que el verdadero chamán tenía una sola mujer con la que tenía que estar totalmente comprometido; de lo contrario, los espíritus buenos se molestaban con él y se moría. Otros afirman que la norma tradicional para un verdadero chamán era tener un promedio de cuatro mujeres. Por eso se refería al cotomono como seripigari patotatsirira tsinane chamán que reúne mujeres. Tradicionalmente se decía que cuando un verdadero chamán moría, se convertía en jaguar grande y regresaba. Por eso había que enterrarlo lejos de la casa. Pairani ikantaigi ikamaigira seripigari arisanorira ipaitaka, ikitavetunkani impo otsonkavakoanaka kutagiteri ikitareanaa. Antiguamente decían que cuando un chamán verdadero moría, se le enterraba y luego en cinco días resucitaba. V. seripigatagantsi.

shienti m. esp. de insecto verde (esp. de homoptero de la familia membracidae). Yogari shienti inti mashonti, tera irishige, tsikyani yanuiti. El insecto shienti es un zonzo (lit. es un sordo), no corre sino que anda muy despacio. ◊ Emite el sonido shien shien shien; se le teme, porque tradicionalmente se decía que era el espíritu auxiliar de los brujos (inetsaane matsikanari). También se decía que era el “arma” de los brujos en el sentido de que esto era lo que ellos utilizaban para hacer daño y matar a la gente en vez de hacerlo directamente. Se contaba que el shienti cogía residuos de la comida, de los trapos, algo de las huellas, etc., de la víctima que había escogido, los llevaba al brujo, y él los enterraba en un hueco escarbado al lado de la candela. A este proceso se le llamaba gavogotantagantsi o yagavogotakeri; según se afirmaba, el calor de la candela comenzaba a quemar al dueño de las cosas quien comenzaba a sentir dolores por todas partes del cuerpo. También se afirmaba que el remedio era buscar al brujo al que se le echaba la culpa de haber enterrado las cosas y obligarlo a sacarlas, si no, el enfermo no se sanaba; un brujo que no quería hacer daño a la gente, podría ser obligado por el shienti a hacerlo y, si no obedecía, moría.

shoo onom. representa el ejercicio de poder sobrenatural. ◊ Tradicionalmente se contaba que ciertos seres poderosos (tasorintsi), los chamanes (seripigari) y los brujos (matsikanari) tenían poder de crear, sanar a enfermos o hacerlos morir con el poder sobrenatural representado por la palabra shoo. Yogari novisarite ikenkitsatakotakeri koki yovegairira seripigari ikanti: “Imantsigavageti notineri, impo ipokake seripigari ikantakeri: ‘Shoo, povegaempa’, ogatyo ikenake yoveganaa”. Mi abuelo estaba contando de (la época) cuando a mi tío lo sanó el chamán y dijo: “Mi sobrino estaba muy enfermo, entonces el chamán vino y le dijo: ‘Shoo, sánate’, y ahí mismo se sanó”. Ikantake Tasorintsi: “Shoo, ontimanake inchatoshipage”, oga okenake otimanake. (Cuentan que) el creador dijo: “Shoo, va a haber monte”, y ahí mismo hubo. Ikantake matsinti: “Shoo, inkamake”, ovashi imantsigatanake ikamake. (Cuentan que) el brujo dijo: “Shoo, va a morir”, y por consiguiente comenzó a enfermarse, y se murió. V. tasorintsi.

tata pron.interr. qué. ¿Tata pikogake? ¿Qué quieres? • Cuando tata aparece con el adv.neg. irreal tera, o el adv.neg. real gara que le corresponde, éste anula su característica interrogativa. Noavetaka nonkenavagetemera tera tatuita nonee. Me fui (al monte) a cazar pero no encontré nada. Ikisanaka matsikanari kantanakero: “Nani samani pintimake. Gara tatoita gimpi”. El brujo se molestó y le dijo: “Está bien, ya vas a tener larga vida. Nada te va a pasar”. V. táita, tatóita, tatúita.

tata íita; tatúita qué es (m.).
tata óita; taíta; tatóita qué es (f., inan.). Nokemiro noshinto okaemanake noshiganaka nokantiro: “Noshinto, ¿taita?” Escuché a mi hija gritando, fui corriendo y le dije: “Hija, ¿qué (te) pasa?” Nonakera inkenishiku noniavagetakera, igenarekyatyo yakakena tsuvani ikanti tisaa, nokanti: “¿Taitarakari novankoku?” Cuando estaba en el monte y estábamos conversando, de repente me interrumpió el canto de un chicua tisaa y dije: “¿Qué estará pasando en mi casa?” ¿Tatoita, incho, maika kutagiteri? Hermana, ¿qué día es?
tera tatoita absolutamente nada (f., inan.)

tsimaventagantsi 1vtr. {itsimaventakaro} poner mala cara, tener cólera. • Este término se utiliza solamente para referirse al sentirse ofendido por no haber recibido algo que uno pensaba merecía recibir; solamente se usa para referirse a pagos, mujeres y comida; el complemento es lo que quería recibir. Yogari matsikanari itsimaventaro tsinane ineakera tera oninteri, imatsikatantakarorira onkamakera. Un brujo puede tener cólera por una mujer al ver que no lo quiere, y por eso la embruja para que muera. 2vr. {itsimaventaka} tener cólera por estar ofendido/a por un desprecio verdadero o imaginario. Pimpakeririka maani ivatsa garira yagiri, onti itsimaventakara ineakera pipakerira maani. Yogari terira intsimaventempa, pimpavetakemparityo maani iragavakeri inkantake: “Irirokona”. Si le das un poco de carne a alguien que no la recibe, es porque está ofendido porque ve que solamente le has dado un poco. A la persona que no se ofende, puedes darle un poco y lo va a recibir (con agradecimiento) diciendo: “Por lo menos esto (he recibido)”. ◊ La costumbre de ofenderse de esta manera es muy criticada y el remedio que se sugiere es: Pogapitsatakempari ganiri imatairo aikiro. Come tú lo que iba a ser para él para que no haga así otra vez. También se decía tradicionalmente que si uno quería tener éxito pescando con una red nueva, había que observar lo siguiente: Vikyarika gantakemparone kitsari okyarira agatunkani, pintsataenero ogitotsite ganiri otsimaventa, onti gara pagantumataaro, oneaketari iroro gakeri, oketyo gakemparine. Cuando pescas por primera vez con una red que recién se acaba de hacer, tienes que amarrar (el cráneo de) la cabeza del (primer pescado que coges) en la red para que no se ofenda, porque de otra manera nunca vas a coger más pescados con esa red, porque ella pensará que es la que cogió el pescado, y por eso debe ser la primera en comerlo. V. tsimaagantsi; -vent 4.8.1.2.

matsíkantsi inan.pos. {imátsika} poder que tradicionalmente se pensaba que vivía dentro de las piedritas yogevúroki. ◊ No todos los ancianos estaban de acuerdo sobre qué exactamente era lo que supuestamente vivía en las piedras yogevúroki. Algunos decían que tal vez era el demonio suvatatsirira; otros decían que quizá era otro ser poderoso, pero sea como fuere, lo importante era que se pensaba que de un momento a otro, podía tomar la forma de un ser humano o de un jaguar para ir a hacer daño a la víctima escogida por el brujo, o de otra manera, aparecer en forma visible a alguien destinado a convertirse en brujo. De todas maneras se decía que era imatsika, o ivatsa matsinti lit. la carne o el cuerpo de él que embruja, que mataba y comía a las víctimas del brujo; sin embargo era el que se engordaba como si estuviera comiéndolas él mismo.. Inti sekatankicha imapukite, kantankicha inti keitanankitsi shintaririra. Es la piedra la que come (a la gente que mata) pero es su dueño el que engorda. V. matsikanari, serepitontsi.

matsinti BU s. brujo/a, persona que embruja, hechicero. V. matsikanari, matsikatantagantsi; -nti Apén. 1.

Megántoni inan. Lugar de los Papagayos Militares; el pongo de Mainique. ◊ Megantoni es el nombre dado a las peñas que forman el Pongo de Mainique en las cuales viven muchos papagayos militares. Ellos solamente viven del pongo para arriba y no pasan río abajo. Por eso se decía tradicionalmente que el pongo los soplaba y los hacía regresar río arriba y no los dejaba pasar abajo. También se decía que había un poder sobrenatural (tasorintsi) que vivía en Megantoni, es decir en el Pongo de Mainique.. Yogari timatsirira Megantoniku itasonkaigakerira maganiro matsigenka timaigatsirira katonko, irorotari ikamantaigarira omirinka. Yogari kamatikyanirira tesano inkamasanoige, ontitari itishitatake tera intasonkaigeri. Ogari imanchaki opeganaka shigoviro, kairo, timatsirira imperitaku. El que vive en Megantoni sopla a todos los matsigenkas que viven río arriba, por eso siempre están muriendo. Los que viven río abajo no mueran con tanta frecuencia porque a ellos les está dando la espalda y no los sopla. Las cushmas (de este poder) se convierten en (los nidos grandes) de los comejenes shigoviro y kairo que viven en las peñas. V. meganto, tasonkagantsi, matsikanari.

tate tate onom. acción de caminar con las piernas arqueadas. V. matsikanari.

yogevúroki m. abuela del oro, madre del oro. [‣ Estas piedras se encuentran especialmente donde también se encuentra el oro; son muy negras, redondas o bien formadas, brillantes y pesadas.]◊ Tradicionalmente, los brujos y los malhechores guardaban estas piedras porque, según se pensaba, en ellas residía el poder o ser que les daba el poder de embrujar. Por eso, algunos padres prohibían a sus hijos recogerlas para que no corrieran el riesgo de convertirse en brujos. V. yoge, vurokisetagantsi, matsíkantsi; matsikanari.

kisashitagantsi 1vtr. {ikisashitakari} enojarse con alguien o hacerlo sufrir por algún motivo; tomar represalias; maldecir; enemistarse; perseguir (muchas desgracias). Iatai anta pankotsiku itimira onti ikisashitapaaka itsinanete ikantiro: “¡Sa virotakaniroro pagumatavakeroniroro!” (Cuentan que) el regresó a la casa donde vivía y al llegar se enojó con su mujer (a causa de su hija) y le dijo: “¡Pues tu tienes la culpa por no hacerla quedarse!” Pairani notomi yapatoiiganakeri matsigenka irogotagaigakerimera, kantankicha otimaketari posante kisashitakaririra kañorira mantsigarintsi, imantsigatanakera, omantsigatake ijina, iokaataka itomi, ovashi yapakuanai. Hace unos años, mi hijo reunió a la gente y quería enseñarles, pero le persiguió una serie de desgracias, como, por ejemplo, él se enfermó, su esposa se enfermó, su hijo se ahogó; por consiguiente dejó (de enseñar). Yogari matsikanari inintirora tsinane garira okogiri, onti inkisashitakemparo irogimantsigaakero, ontitari imatsitakero. Cuando un brujo quiere a una mujer que no lo quiere, toma represalias contra ella haciéndola enfermarse por medio de la brujería. 2vr. {ikisashitaka} suicidarse (lit. enemistarse a sí mismo o enojarse consigo mismo). Okamakera ijina ani, ikenkisureavagetanaka tsikyata ikisashitaka irirori yovigaka. Cuando la esposa de mi cuñado se murió, él estaba muy triste y se suicidó envenenándose (con barbasco). V. kisagantsi; -ashi 4.8.1.10.

ventagantsi₁ 1vtr. {yaventakaro} avtr. usar algo como arma para defenderse, dominar o amenazar. Yogari matsikanari yaventakari matsipanko ipegakeri inetsaane, irirotari gantankitsi. Los brujos dependen de (lit. usan como arma para defenderse a) los pájaros matsipanko, como si fueran sus espíritus auxiliares porque ellos son los que matan. Onti paventakempa pisavurite pimpugamentakempara. Tendrás que defenderte con tu machete. bvtr. acudir a; refugiarse en; depender de; usar como remedio, curarse con; aprovecharse de. Otsarogavagetanake opinkanakerira matsontsori oshiganaa aventanaarira ogokine. Ella tenía mucho miedo del jaguar y se fue corriendo para refugiarse (en la casa de) su tío. Onti ikisaviigakeri itovaireegi ineaigakerira yaventaiganakarira virakocha iokagaiganakarira. Ellos se molestaron con los otros porque se dieron cuenta que ellos estaban dependiendo más de los blancos y dejándoles a ellos. Okaratakena savuri ovoatanake noriraa tovaiti. Iroro naventaka igentiri nogavintiro, oga okenake okaraaganake. Me corté con mi machete (lit. el machete me cortó), y me salió mucha sangre. Me curé con patquina, y ahí mismo se coaguló. cvtr. usar como broma, insulto o para profanar algo. ◊ Cuando se hacen bromas o insultan de esta manera, se cambia el sexo del blanco a quien está dirigida la broma o el insulto de manera que mayormente en los chistes entre hombres se emplea un pf. 3f. Yaventaigaro panaro ineakero oenkagakera. Pinkantaigerira: “Panaro”, inkante: “Ovagante”. Los hombres usan el nombre del árbol panaro en son de broma o insulto porque ven que tiene mal olor. Si tú dices a alguien: “Panaro”, él va a decir: “Su boca de ella” (refiriéndose a sí mismo o a otra persona sea que tenga halitosis o no lo tenga). 2vr. {yaventaka} refugiarse. Intityo varatakena matsontsori nopokantakarira aka naventakara. Un jaguar me hizo huir, por eso vine a refugiarme acá. V. tsintaki, meráama, kantakotantagantsi1.