Search results for "opio"

ariopiochantárika adj. grueso (p.ej. el labio superior, por naturaleza o por estar hinchado). V. ário, opio, chántatsi.

ariopiórika adj. grande (un montón de algo; p.ej. frutas, yucas, tablas, el nido de curuhuinsi). V. ário, opio.

kisaatsenkopioma adj. morados (un montón de pichones sin plumas) BU. V. kisaari, tsénkotsi, opio.

kokopioni shigiripipioni m. esp. de halcón más chico que el shigiri.

kuatsenkopioma adj. sin plumas (un montón de pollitos o pichones). V. kuari, tsénkotsi, opio.

naarankatsenkopioma V. naatikatsenkopioma.

naatikatsenkopioma adj. morados (un montón de pichones sin plumas). • También se usa el término naarankatsenkopioma. V. naatikatagantsi, tsénkotsi, opio.

opio inan.pos. su montón, su grosor (de algo de gén. fem. o inan.). • La forma -pio/-vio se usa como una especie de plural para indicar que una descripción o una acción es aplicable a todos los miembros de un grupo (p.ej. ikamaviomatake ityomiani atava todos los pollitos han muerto; también aparece como clasificador de grupos de gente, manadas o piaras de animales, bandadas de pájaros, montones de cosas, el grosor de algo hinchado, etc. (p.ej. kisaatsenkopioma varios (pichones) morados sin plumas; ipashiviotapaaka imanchakiku al llegar, el se cubrió bien con su cushma). V. ipio, pioitagantsi.

potsitatsenkopioma adj. de color morado oscuro, negros (un montón; p.ej. de pichones negros sin plumas, de monos ahumados). V. potsitari, tsénkotsi, opio.

anta adv. allá, allí. Okogavetaka ina oatakemera anta tsamairintsiku. Mi mamá quería ir allá a la chacra. Anta y anta gara se usan como modismos para expresar extrañeza, desaprobación, reproche o prohibición con respecto a la acción de otra persona. ¡Anta amatavinatanakeri iariri! ¿Por qué ha hecho así engañando a su propio hermano? ¿Anta gara piati?, nokantavetakempi chapi tera pinkeme, maika yagakempi maranke. ¿Por qué has ido?, te dije ayer (que no fueras) pero no hiciste caso; y ahora te ha mordido la serpiente. V. antakona.

antarotagantsi vi. {antarotake} ser o llegar a ser adulta; llegar a la edad de la pubertad; estar madura o completamente desarrollada. Inkaara noneanakero kaevi aityo opitake tekya antarote mechokempitakya. Gamera nokiasevageti, naganakerome irorokona nogapaempa. Endenantes vi callampas kaevi que estaban creciendo (en un palo en el camino) y que todavía no estaban totalmente desarrolladas, sino que todavía estaban tiernas. Si no hubiese estado cargando tantas cosas las hubiese traído para comer siquiera eso. Impo otovaiganake kutagiteri oneiro iniro okontetanake chokoitaka okaemakotiro: “Noshinto, ¿antarotakevi?” (Cuentan que) pasando muchos días su mamá la vio salir con un pañuelo en la cabeza, y le gritó: “Hija, ¿ya has llegado a la pubertad?” ◊ Es muy común utilizar este término para preguntar a los familiares, especialmente a los padres de una chica que tal vez tenga la apariencia de una adolescente, si ha llegado a la edad de la pubertad.; ◊ Tradicionalmente, cuando una niña experimentaba la menarquía, es decir, su primera regla, era costumbre encerrarla en una especie de tambito durante un mes o más. Mayormente era su madre o una tía materna quien la encerraba y la cuidaba. El tiempo exacto de su encierro se calculaba en base a las fases de la luna pero a veces este período era acortado o prolongado exageradamente, dependiendo de la bondad, o por el contrario de la falta de bondad de la mujer que la cuidaba, o dependiendo de la salud de la niña misma. Mientras estaba encerrada, no podía mirar a nadie ni al cielo. Para ir a orinar o defecar tenía que ir acompañada por la mujer que la cuidaba y solamente mirar al suelo. Mirar al cielo daría como resultado, según se pensaba, el tener cara azulada o llena de manchas overo. ¶ Cuando los padres de la chica se daban cuenta que sus senos estaban comenzando a formarse, (okireanake otsomi lit. sus senos estaban despertándose), señal que se acercaba su menarquía, su padre sembraba algodón para que hubiera una buena cantidad lista y guardada para ella y también se dedicaba a hacer varios husos que su hija necesitaría para hilar, y además por lo menos cuatro gavoarintsikii para guardar el hilo. El deber de la niña, durante su encierro, era hilar continuamente sin descanso hasta terminar todo el algodón reservado para este fin. Antes de eso no se le permitía salir. Durante su encierro, se le despertaba cada mañana más o menos a las tres para acostumbrarla a levantarse temprano para cocinar a su marido cuando lo tuviera. Además se controlaba estrictamente su dieta; por ejemplo, no se le daba pescado boquichico, para evitar que muriera a temprana edad, ni pescado sábalo para evitar que se le cayera la dentadura. Se decía que si comía carne de mono tendría relaciones incestuosas, y la carne de la pava del monte le haría tener canas a temprana edad. Algunas madres tenían la costumbre de castigar mucho a sus hijas mientras estaban encerradas, echándoles agua caliente, picándolas con ortigas, etc. para que aprendieran a ser obedientes. ¶ Cuando salía después de cumplir el tiempo de encierro, era costumbre hacerla vomitar. Según algunos, el propósito de eso era eliminar y así evitar la pereza (ganiri operata); según otros el propósito era quitarle las náuseas y darle buen apetito. Entre otros motivos expresados están los de evitar que se pusiera anémica (ganiri okiteriatanake) o débil o que se cansara rápidamente (ganiri oshigopiseti); también el motivo era evitar que fuera enfermiza o flaca (ganiri omantsigaseti, ganiri omatsati), etc. La madre o tía de la chica preparaba masato fresco okyaakyarira que había terminado de hacer más o menos a las cuatro de la tarde del día anterior al cual iba a salir. A las tres de la mañana del día siguiente, despertaba a la chica y le daba más o menos una taza o tazoncito de moka para hacerla vomitar. Se cortaba un pedazo del tubérculo (okotareakero), se lo rallaba (okontisetakero) y se mezclaban las raspaduras con agua (okonoatashitakerora), la cual tenía un sabor muy amargo (kepishiri). Cuando no se encontraba moka, se rallaba un tubérculo de chogotaroki o la raíz toturopari o oshetopari del arbusto oshetopini. La chica tomaba la moka y al pasar unos minutos, su madre le daba un tazón grande lleno de masato fresco con el propósito de evitar que vomitara sólo bilis, y lo tomaba hasta que comenzaba a vomitar. ¶ También se le cortaba todo el pelo para evitar que el pelo se cayera y se quedara calva en la coronilla. Se le bañaba con agua caliente para que no tuviera dolores por todas partes del cuerpo (onkatsikisetakera), para que no fuera una mujer rabiosa ni contestara con frescura a su madre, como por ejemplo cuando su madre le mandaba a traer agua no le iba a decir: “Piate gaatero viro”. “Ve a traerla tú”. Se le cubría la cabeza con un trapo, un pedazo de tela o un pañolón de tela roja si se podía conseguir. La primera tarea de la chica después de salir era preparar una cantidad de masato para una fiesta de celebración, pero a ella le estaba prohibido hablar con cualquier persona menos con sus propios padres y si violaba este reglamento se le tenía que bañar otra vez con agua caliente y encerrarla de nuevo..• Cuando aparece con -vage cont., significa ser una verdadera adulta, ser anciana o ser de edad avanzada. Ogari novisarote kantakani opirinitira pankotsiku, ataketari antarovagetanai, tenige agaveae oagetaera. Mi abuela solamente se queda allá sentada en la casa, porque ya es una anciana y no puede ir a ningún otro sitio. V. antaritagantsi.

intinírika ve. si fuera, si estuviera (él). • Aparece en todas las personas (véase inti1); generalmente aparece junto con kañomataka. Viro tera pineavetena pairani kantankicha onti pagavakena pikañotagavakena intinirika pokankitsi pitovaenka. A pesar de que nunca me habías visto antes, me recibiste como si fuera tu propio hermano. Timentama imperita kañomataka ontinirika ashireavetunkani. (Cuentan que una parte de) la peña estaba a un ángulo como si estuviera medio abierta. V. inti1; -nirika Apén. 1.

kamagantsi₁ vi. {ikamake} avi. desmayarse, perder el sentido, estar paralizado/a. Yogari iraniri apa iparigake yataguvetakara pochariki yonkaragaravagetaka. Ikamake itasagiiku, tenige iranuitae. El cuñado de mi papá se cayó cuando estaba subiendo para coger chimicuas, y se fracturó. Sus piernas se paralizaron y ya no camina. bvi. morir. Ipasatakeri apa maranke igitoku ton ton ineiri kamakeri iokanakeri avotsiku. Mi papá golpeó a una serpiente en la cabeza ton ton y pensando que estaba muerta la dejó en el camino. ◊ Antiguamente algunos contaban que eran los mismos matsigenkas quienes escogieron el sufrimiento y la muerte ya que estaban aburridos con su vida tranquila y eterna. Se decía que en el principio, cuando un buen tasorintsi creó a los matsigenkas, podían ir de un sitio a otro muy velozmente y subir a los altos cerros sin cansarse. Como llegar de un sitio a otro no les costaba nada, sino que ni bien salían de viaje y ya estaban llegando, les parecía que ese estilo de vida no les daba tiempo ni para mirar al paisaje, ni menos para reflexionar y conversar en el camino. Pensaban que sería mejor sufrir para subir los cerros y surcar los ríos. Un día Tasorintsi les preguntó si querían seguir viviendo tal como estaban haciéndolo o si preferirían viajar más lentamente y sentir cansancio al subir a los cerros. Dijeron que la segunda opción sería preferible, porque estaban muy aburridos y muy fastidiados de llegar tan rápidamente a dondequiera que iban sin tener tiempo para contemplar, entonces él les concedió su deseo. Algunos contaban que lo mismo pasó con la vida eterna de la que habían sido dotados cuando fueron creados. Escogieron “conocer” o “ver la muerte” y de esa manera fueron condenados a ella a pesar de sus esfuerzos posteriores de encontrar la ruta a la tierra de los inmortales.. Maikari pikogaigakero pigamane ario inkañoiganake iyashikigeiganakera gara ikusoti. Iroro irantaritumaiganakera inkamaiganae pa pogereaigaa. Ahora, ya que quieren morir, así también será con todos sus descendientes, no van a tener resistencia (para enfrentar la muerte). Cuando apenas lleguen a ser adultos, comenzarán a morir y a extinguirse. ¶ Tradicionalmente, se preparaba el cadáver para su entrada a la próxima vida pintándolo con su propio achiote, pero la mayor preocupación después de una muerte era, si fuera posible, disponer del cadáver, antes de que anocheciera, preferentemente enterrándolo río abajo. A veces se le ponía en una balsa y se le mandaba flotando río abajo (véase matsontsori). ¶ En la zona del río Mantaro, donde por ser monte virgen abundaban árboles grandes lejos de las casas, se acostumbraba poner el cadáver en el monte en una plataforma puesta encima de las aletas de cierto tipo de árbol grande, o en un árbol hueco. Además de pintarlo con achiote, también se recogían hojas de floripondio, se las frotaban entre las manos, se las mezclaban con agua fría en una olla grande y se echaba esto sobre el cadáver antes de ponerle otra vez su cushma y envolverlo en una estera. El propósito del floripondio era evitar que los gallinazos lo comieran. A veces, por un plazo de más o menos una semana, dos o más familiares iban diariamente a revisar el cadáver. Antari ikamageigira, yagashitavaagani irashi ivotsote ipotsotantavaaganira ivoroku ontiri itamakoku, impo ontiri aikiro ishinkureku. Impogini yovashitaagani anta ipioku, oshigitakotaaganira ikantunkanira: “Maika nero oka pivotsote oka. Ma paita pintinaanaera, iroro pimpotsotaempa”. Cuando una persona muere, se recoge su achiote y se le pinta con eso en la cara, en la frente y en la coronilla. Luego se le hace un tambito encima de su sepulcro y se mete (el bambú que contiene) su achiote entre las hojas y se le dice: “Ahora aquí tienes tu achiote. Más tarde cuando te levantes, vas a pintarte con esto”. Aikiro potsoti pogakerorika anta ikitatunkanira kamatsirini, impogini pinkamosotaatero pineake impotsotakerora onta ikitatakaro inchapoa pinkanteri: “Maika ata ikitareanaa, pinetyo ipotsotanairora”. (Se dice que) si pones achiote allá donde un muerto está enterrado, cuando vas para verlo, vas a ver que él lo ha usado para pintar los palos y vas a decir: “Ya ha resucitado porque ya ves que ha pintado (los palos) con el achiote (que dejamos allá donde estaba enterrado)”. Yogari ikamira matsigenka ipotsotavaaganirira, onti iatai itimaira anta savipatsaku itimaigira matsigenka gaigaririra shima terira ontime igito, sekatsi, tera iratsipereaigae. Yogari terira impotsotempa ikamira, onti iatake ikonoitaigakarira matsigenkaegi timaigatsirira terira onkametigitete, ikonoitaigakari potsitacharakiri, onti yogaiga samakara ontiri sampantoshi yatsipereavageigake. Yogari neginteigacharira iaigai ikonoitaigaarira saankariite tera iratsipereavageige ineaigaerora igamane, onti ikantakani itimaigi kameti ishinevageigaka. Cuando se muere un matsigenka, se lo pinta con achiote y así va a vivir allá debajo de la tierra donde viven los matsigenkas que comen pescados sin cabeza y yuca, y no sufren. Los que no están pintados cuando mueren van a vivir con los matsigenkas que viven en un ambiente feo junto con los que traen puesta ropa traposa y negra o despintada, comen palos podridos y hojarascas y sufren. Los que llevaban una vida buena portándose bien van a vivir con los espíritus buenos saankariite (de manera que) no sufren, nunca vuelven a morir sino que viven muy felices por siempre. ¶ Durante los días inmediatamente después de una muerte, las mujeres de la familia, o del grupo, que eran casadas cuidaban mucho a sus maridos, inclusive los acompañaban cuando iban más allá del patio a defecar. No se les permitían ir solos para evitar que se encontraran con el espíritu del difunto. Antari ikamageigira okyara, ogari jimentaigacharira okantakani okamaguigiri ojime, magaro iatakera ishitera amampianakeri. Cuando alguien ha muerto recién, las mujeres que tienen maridos los cuidan mucho (lit. los miran continuamente), inclusive los acompañan a defecar. ¶ Tradicionalmente, a veces se decía que el día se había puesto nublado o lloviznoso porque alguien había muerto y se había convertido en algún animal; también se pensaba que si llovía un día después de una muerte indicaba que el muerto estaba vomitando. Se decía que después de morir, cuando llegaba donde sus familiares, le daban masato para hacerle vomitar todo el sufrimiento que había padecido aquí en la tierra. También los miembros de su familia que le sobrevivían tenían que vomitar tempranito por la mañana del día después de su muerte para purgarse de los efectos de haber comido con el muerto y evitar sufrir de indigestión; también se bañaban con agua caliente para no sufrir de dolores por todo el cuerpo. V. kamatsírini, kamasántori, Kamavenia, potsoti, savipatsaku, tasorintsigitetagantsi.

kitéiri₂ adj.sust. amarillo/a, amarillento/a. • Se usa este término para referirse a varias especies de una clase de hormigas pequeñas que son de color medio amarillento-marrón y que pican muy fuerte; también se lo usa para referirse a una especie de avispa amarilla; en ambos casos no se sabe si es término descriptivo o nombre propio. V. kiteri, ite.

kito AU m. esp. de camarón. ◊ Tradicionalmente cuando iban a buscar camarones, no se referían a ellos por su propio nombre, sino por el término shaempeki palitos secos. Pavetakaaterira kito, gara pipaitiri, onti pinkantakeri shaempeki pagakeniri arioshite kara. Garira onti impegakempa, gara pineiri. Si vas a agarrar camarones en el agua, no los llamas por su nombre, sino diles “palitos secos” para poder coger muchos. De lo contrario, van a esconderse (lit. desaparecerse), y no vas a verlos. V. kúshori.

kitsapi m. aguja; alfiler, prendedor. ◊ A veces se aplica este término a los zancudos en vez de usar el nombre propio para evitar ser picado por ellos.

mankégari m. {nomankegare} marido, cónyuge. • Término arcaico que actualmente casi no se usa; algunas mujeres lo usan para referirse a sus propios maridos; otras lo usan para referirse a los hermanos de sus maridos para los que, de otra manera, no habría término de parentesco. V. -ri1Apén. 1.

onato 1m.pos. su protector o dueño/a (p.ej. de un árbol). ◊ Tradicionalmente se pensaba que cada árbol grande tenía su propio dueño y protector (onato) en forma de persona de género masculino que vivía adentro, en el corazón del árbol que era, para él, su casa. Si alguien trataba de tumbar el árbol y cortaba hasta su corazón (otinkami) con sus hachazos, el protector se asustaba, se trasladaba a otro árbol llevando todas sus cosas, y el árbol se caía. Si no se trasladaba, el árbol se quedaba parado y por más que se le seguía cortando lo haría en vano porque no caería. Según se afirmaba, como para el protector el árbol era su casa, lo protegía del viento y se decía que un árbol muerto indicaba que el protector se había trasladado a otro árbol..• La forma -nato aparecía en temas compuestos verbales para referirse a la restauración o recuperación del alma o espíritu humano después de haber sido espantado, y a la reunión o reconstitución en un solo cuerpo de las partes de algo que había sido esparcido (p.ej. otsiti yovarasurentakeri notomi impo inei tera iratsikeri yovenatoanaa un perro asustó mucho a (lit. hizo huir el alma de) mi hijo, pero cuando vio que no le mordió, se recuperó (lit. se le arregló el alma); ampitankaaterora nia ompiriatute impo shintsi ovenatoanaa si botamos una piedra grande en el agua, ahí mismo se abre por un momento pero rapidito se junta otra vez). También se usaba para expresar la idea de la unión de un demonio de género femenino con un hombre que había tenido relaciones sexuales con ella. Yaagatira matsigenka ikonogagarantaiga apanatoanakari. (Se decía que) cuando un hombre tenía relaciones sexuales (con un demonio mujer), a veces acontecía que ella se unía con (su alma y lo controlaba). 2f.pos. su protector (p.ej. de los sapos). V. inato, natotagantsi, ogéniro.

oyaki inan.pos. su semilla (de bambú y tonkéropi). ◊ Tiene la forma de una vaina; tal vez esa es la razón por la que algunos la llaman kapiropenki, aunque se afirma que no es su nombre propio. Algunos dicen que se parece a la semilla de maguey, pero que es más pequeña. Se comen las semillas cocinadas pero también, cuando es necesario para sobrevivir en el bosque, se las comen crudas. Solamente aparecen cada diez o doce años y después, la caña muere por haber sido comida por dentro por las larvas tama; a partir de las semillas brota de nuevo. Como las semillas aparecen al mismo tiempo en que las larvas están comiendo la sustancia blanca y flemosa que está dentro de los tallos, algunos usan el término yakitagantsi para referirse a todo este proceso mientras otros lo usan solamente para referirse a la producción de las semillas. V. okitsoki, yakitagantsi, kápiro, openki.

pankirintsi inan.pos. {ivánkire} ainan.pos. floripondio, toé, tohé (varias especies de plantas o arbustos alucinógenos o narcóticos sedativos de la familia solanaceae). ◊ El nombre propio es saro, pero se usa el término pankirintsi para evitar pronunciar su nombre. binan.pos. térm. gen. para plantas que se siembran en contraste con las que crecen por sí mismas. V. saro.

písari m. am. abuelo; nieto; pariente lejano de una generación anterior. • Entre parientes verdaderos, solamente se usan las formas poseídas: novisarite mi abuelo/mi nieto; pivisarote tu...; ivisarote el...de él; ovisarote el... de ella; en el AU, generalmente se usan estas formas solamente para referirse a los nietos mientras se usan las formas de shainka y shaonka para referirse a los abuelos. bm. término de respeto usado para referirse o dirigirse a ciertos seres maléficos. ◊ Tradicionalmente, por tener miedo de las consecuencias de usar sus propios nombres, se empleaba la forma no poseída pisari como término de respeto para referirse o dirigirse, p.ej., al oso, a la víbora afaninga y al arco iris; también la forma nosari mi abuelo, mi nieto se encuentra en el folklore; p.ej. en la conversación entre un hombre y el oso hormiguero shiani..; ◊ También se aplica este término a una especie de tierra o barro negro arcilloso que se usa para teñir hilo. La tinta que produce es muy apreciada, porque no se destiñe cuando se lava. Las mujeres recogen una cantidad de tierra y la colocan en un lugar húmedo o mojado cerca de la casa; de vez en cuando mezclan hojas de camote y otras hojas para que aumente (lit. opiratakari opakeri iseka lo crían y le dan comida). Para teñir con este barro hay que combinarlo con la raíz del bejuco turipi muy finamente machucada, y la corteza del arbusto kañai y cocinarla; de otra manera el color no queda firme, sino que se pone medio azul apagado. Algunos dicen que el nombre propio de este barro es yoge, pero que, por el respeto que le tienen, las mujeres que lo usan para teñir su hilo nunca emplean su nombre propio sino que lo llaman pisari. De otra manera, se afirma que puede dar como resultado que rápidamente se destiña su hilo. Otirisevageigira tsinane omampetsate, tera onkantaigeri “yoge”, onti okantaigiri “pisari”. Antari ompaitaigakeririka onkantakerira “yoge”, onti gara ikitsitinkiro omampetsate, shintsi irisaankanae. Irorotari opinkantaigaririra tera ompaitaigeri “yoge”, onti okantaigiri “pisari”. Cuando las mujeres pintan su hilo (con este barro), no lo llaman “yoge”, sino que lo llaman “pisari”. Si emplearan su nombre “yoge”, no penetraría bien su hilo y rápidamente se desteñiría. Por esta razón, tienen miedo de llamarlo “yoge” y le dicen “pisari”. V. ivisarite, písaro, maeni, shankoti, yoge.

písaro f. af. abuela; nieta; pariente lejana de una generación anterior. • Las formas poseídas son: novisarote mi abuela/mi nieta; pivisarote tu...; ivisarote la...de él; ovisarote la... de ella; en el AU, generalmente se usan estas formas poseídas solamente para referirse a las nietas. bf. término de respeto usado para referirse o dirigirse a la araña tsoronto. ◊ Tradicionalmente se decía que si una mujer llamaba a esta araña por su nombre, se enojaba dando como resultado de que cuando la mujer hilaba no conseguía mucho hilo, y cuando preparaba el telar, no había suficiente hilo. Ogari tsinane tera ompaitero “tsoronto”, onti okantakero “pisaro”. Antari ompaitakerorika, onti onkisanakempa. Onkirikavetakempa gara oenitsati omampetsate, aikiro ompaikera, gara otimi. Las mujeres no llaman por su propio nombre a la araña tsoronto, sino que se refieren a ella (con el término de respeto) pisaro. Si la llaman por su nombre, ella se molesta y cuando hilan, su hilo no va a ser fino e interminable; además cuando preparan el telar, no habrá suficiente hilo (para que sea ancho). V. písari, novisarote, tsoronto, sháonka.

potsotagantsi 1vt. {ipotsotakero} pintar (p.ej. con achiote o huito). Nopotsotakero nomanchaki opakenarira ina nonkiraasamatakotakeniri. Pinté con achiote la cushma que mi mamá me regaló para que luciera toda roja. ◊ Es costumbre pintar a un muerto con su propio achiote en el momento de enterrarlo. Antari ikamageigira, garika ipotsotavaagani, omavatanakempa pashinikya tuanankitsine impogereanakempa matsigenka, ontitari kantankicha terara impotsotavaenkani ontikavakerira kamatsirini ganiri ineasanoigiro imantsigaigira, kametikya intimaigae isamanigitetakotanae aiñokya intime. Cuando alguien muere, si no se lo pinta con achiote, al cabo de tres días otros comienzan a morir, y todos mueren porque no se le pintó con achiote para impedir que vinieran los muertos y evitar que (las personas) se enfermen, sino que más bien tengan buena salud y que por mucho tiempo sigan viviendo. 2vtr., vr. {ipotsotakaro, ipotsotaka} pintarse. Yogari apa yagake maani ivotsote, ipotsotakarora ineakerora kametitakerikara. Mi papá tomó un poco de su achiote y se pintó con ello para ver si estaba bueno. Ogari incho onintantira, onti opotsotaka kameti inintakeroniri surari. Cuando mi hermana está enamorada, se pinta (con achiote) para que el hombre la quiera. V. potsoti, kamagantsi1.

sétaro inan. esp. de planta enredadera que produce calabazas redondas y muy grandes. ◊ Tradicionalmente se pensaba que si se refería a setaro por su nombre propio se la comería el insecto kamato, y por eso también se refería a ella con el término pamatsaniro.• Las calabazas llevan el mismo nombre que la planta y también se refieren a ellas con el término tsota.

shankoti BU m. afaninga (esp. de serpiente). [‣ No es venenosa; es de color negro oscuro con cabeza redonda de color azul marino y de gran tamaño.]◊ Tradicionalmente se decía que esta serpiente nos trataba a nosotros, los seres humanos, como nietos/as; por eso, y por tenerle mucho respeto, siempre se referían a ella con el término pisari en vez de usar su propio nombre. Se decía que era nuestro defensor, porque tragaba a las serpientes venenosas dondequiera que las encontraba y también buscaba a las que habían mordido a la gente, de manera que todas las demás serpientes le tenían miedo. Cuando tragaba a otra serpiente, iba al pueblo de serpientes, la vomitaba delante de ellas diciéndoles que si seguían molestando a sus nietos (ivisariegite), así les iba a hacer a ellas; entonces todas ellas tenían que obedecerle. Se decía que no mordía porque amaba a la gente, pero a pesar de eso, la gente tenía miedo de pisarla por descuido. Nokemakotiri pisari tera iragante, inti kanomaakotantatsirira. Kantankicha antari irirora kisashitantachane, patirotyo irogakempi, nerotyo onti yagamaagani. He escuchado que la afaninga nunca quiere morder, sino que es la que defiende a (toda la humanidad). Sin embargo, el día que quisiera mordernos por algún motivo, nos mataría instantáneamente; por eso se le respeta mucho. Noneakeri pisari inigakerira tavatori ikemisantakotanaka, tera impugatanakempari, onti ikamatsantsatanake. Vi a una afaninga tragar a un jergón, y (el jérgon) no hizo nada para defenderse, sino que se puso flácido (y se murió sin moverse). V. písari1 .