Search results for "saankaríite"

isaankaríite V. saankaríite.

saankaríite m. {isaankariite} seres invisibles; espíritus buenos; ángeles. ◊ Tradicionalmente se pensaba que estos seres eran espíritus buenos, inmortales (tera ineero igamane), y muy numerosos, que protegían y ayudaban a la gente defendiéndola de los demonios. También se decía que hacían contacto con los curanderos o chamanes los que se referían a ellos con el término nonetsaane. Antiguamente, algunos que buscaban la oportunidad de quizá encontrarse con ellos y así vivir por siempre, escogían vivir solamente con sus familiares más cercanos a cierta distancia de los demás.. Antari iatakera matsigenka inkenishiku, ikogakagakeririka saankariite iriatakera, ikavintsaakeri itentanakari ivankoku, ovashi ipegaka, tera iripokae. (Se decía que) cuando un hombre iba al monte, si los espíritus buenos lo escogían para ir (a vivir con ellos), le hacían el favor de llevarlo a su casa y desaparecía y ya no regresaba. ¶ Antiguamente algunos decían que los saankariite no tenían hijos, mientras otros afirmaban que era cierto que no tocaban a las mujeres, sin embargo masticaban el fruto pocharoki y se lo daban boca a boca a sus mujeres quienes concebían como resultado de eso. Yogari saankariite yaviakero itsinanetsite pocharoki itimanake otyomiani. Imechotamanakerika tsitekyamani ikatinkavetanaka nuivagetake. Itsinkavetanaka atake imaranetanake. Okutagitevetanaka pa antaritake. Itovaigavageti kara kantavagetake eee eee ee. Intagani neaigiri seripigarisanorira yogara igamarampite. Pairani piatakera inkenishiku nigankishiku onkitsitinkanakempi inkenishi ariompa pineanakeri saankariite ovashi pinkonoitanakempari. Maika tenige. Inetsaakeri, aikiro ikogakotakarika pocharoki, ivenkiki ipaigakeri. Aiño saankariite timatsirira otegapage, otishiku, mapuaku. Gara itimi piatumatakera aiñoni agakempi sopai, intitari kamagutakoigakai. Los espíritus buenos saankariite dan pocharoki boca a boca a sus mujeres y quedan embarazadas (lit. existen sus pequeñitos). Si (el niño) nace tempranito por la mañana, al medio día (lit. cuando (el sol) está directamente (arriba)) ya está andando. Cuando ya está bajando, (el niño) está grande. Al día siguiente ya es totalmente adulto. (Estos espíritus) son muy numerosos. Los únicos que los ven son los chamanes verdaderos cuando toman su ayahuasca. Antiguamente si ibas a vivir lejos en el bosque (lit. en el medio del bosque), cambiarías (lit. te penetraría) y poco a poco comenzarías a encontrarse con (lit. ver a) los buenos espíritus dando como resultado que vivirías con ellos. Ya no es así. (Los chamanes) visitan con ellos y cuando necesitan pocharoki o piripiri les dan. Hay saankariite que viven en las flores, en los cerros, en las piedras dentro del agua. Si ellos no existieran y tú fueras un poquito más allá (del patio de tu casa), te cogería un demonio sopai, son pues (los saankariite) que nos cuidan. V. inetsáane, saankagantsi1; -ite 1.3.3; mavaintini, kamagantsi1.

kamagantsi₁ vi. {ikamake} avi. desmayarse, perder el sentido, estar paralizado/a. Yogari iraniri apa iparigake yataguvetakara pochariki yonkaragaravagetaka. Ikamake itasagiiku, tenige iranuitae. El cuñado de mi papá se cayó cuando estaba subiendo para coger chimicuas, y se fracturó. Sus piernas se paralizaron y ya no camina. bvi. morir. Ipasatakeri apa maranke igitoku ton ton ineiri kamakeri iokanakeri avotsiku. Mi papá golpeó a una serpiente en la cabeza ton ton y pensando que estaba muerta la dejó en el camino. ◊ Antiguamente algunos contaban que eran los mismos matsigenkas quienes escogieron el sufrimiento y la muerte ya que estaban aburridos con su vida tranquila y eterna. Se decía que en el principio, cuando un buen tasorintsi creó a los matsigenkas, podían ir de un sitio a otro muy velozmente y subir a los altos cerros sin cansarse. Como llegar de un sitio a otro no les costaba nada, sino que ni bien salían de viaje y ya estaban llegando, les parecía que ese estilo de vida no les daba tiempo ni para mirar al paisaje, ni menos para reflexionar y conversar en el camino. Pensaban que sería mejor sufrir para subir los cerros y surcar los ríos. Un día Tasorintsi les preguntó si querían seguir viviendo tal como estaban haciéndolo o si preferirían viajar más lentamente y sentir cansancio al subir a los cerros. Dijeron que la segunda opción sería preferible, porque estaban muy aburridos y muy fastidiados de llegar tan rápidamente a dondequiera que iban sin tener tiempo para contemplar, entonces él les concedió su deseo. Algunos contaban que lo mismo pasó con la vida eterna de la que habían sido dotados cuando fueron creados. Escogieron “conocer” o “ver la muerte” y de esa manera fueron condenados a ella a pesar de sus esfuerzos posteriores de encontrar la ruta a la tierra de los inmortales.. Maikari pikogaigakero pigamane ario inkañoiganake iyashikigeiganakera gara ikusoti. Iroro irantaritumaiganakera inkamaiganae pa pogereaigaa. Ahora, ya que quieren morir, así también será con todos sus descendientes, no van a tener resistencia (para enfrentar la muerte). Cuando apenas lleguen a ser adultos, comenzarán a morir y a extinguirse. ¶ Tradicionalmente, se preparaba el cadáver para su entrada a la próxima vida pintándolo con su propio achiote, pero la mayor preocupación después de una muerte era, si fuera posible, disponer del cadáver, antes de que anocheciera, preferentemente enterrándolo río abajo. A veces se le ponía en una balsa y se le mandaba flotando río abajo (véase matsontsori). ¶ En la zona del río Mantaro, donde por ser monte virgen abundaban árboles grandes lejos de las casas, se acostumbraba poner el cadáver en el monte en una plataforma puesta encima de las aletas de cierto tipo de árbol grande, o en un árbol hueco. Además de pintarlo con achiote, también se recogían hojas de floripondio, se las frotaban entre las manos, se las mezclaban con agua fría en una olla grande y se echaba esto sobre el cadáver antes de ponerle otra vez su cushma y envolverlo en una estera. El propósito del floripondio era evitar que los gallinazos lo comieran. A veces, por un plazo de más o menos una semana, dos o más familiares iban diariamente a revisar el cadáver. Antari ikamageigira, yagashitavaagani irashi ivotsote ipotsotantavaaganira ivoroku ontiri itamakoku, impo ontiri aikiro ishinkureku. Impogini yovashitaagani anta ipioku, oshigitakotaaganira ikantunkanira: “Maika nero oka pivotsote oka. Ma paita pintinaanaera, iroro pimpotsotaempa”. Cuando una persona muere, se recoge su achiote y se le pinta con eso en la cara, en la frente y en la coronilla. Luego se le hace un tambito encima de su sepulcro y se mete (el bambú que contiene) su achiote entre las hojas y se le dice: “Ahora aquí tienes tu achiote. Más tarde cuando te levantes, vas a pintarte con esto”. Aikiro potsoti pogakerorika anta ikitatunkanira kamatsirini, impogini pinkamosotaatero pineake impotsotakerora onta ikitatakaro inchapoa pinkanteri: “Maika ata ikitareanaa, pinetyo ipotsotanairora”. (Se dice que) si pones achiote allá donde un muerto está enterrado, cuando vas para verlo, vas a ver que él lo ha usado para pintar los palos y vas a decir: “Ya ha resucitado porque ya ves que ha pintado (los palos) con el achiote (que dejamos allá donde estaba enterrado)”. Yogari ikamira matsigenka ipotsotavaaganirira, onti iatai itimaira anta savipatsaku itimaigira matsigenka gaigaririra shima terira ontime igito, sekatsi, tera iratsipereaigae. Yogari terira impotsotempa ikamira, onti iatake ikonoitaigakarira matsigenkaegi timaigatsirira terira onkametigitete, ikonoitaigakari potsitacharakiri, onti yogaiga samakara ontiri sampantoshi yatsipereavageigake. Yogari neginteigacharira iaigai ikonoitaigaarira saankariite tera iratsipereavageige ineaigaerora igamane, onti ikantakani itimaigi kameti ishinevageigaka. Cuando se muere un matsigenka, se lo pinta con achiote y así va a vivir allá debajo de la tierra donde viven los matsigenkas que comen pescados sin cabeza y yuca, y no sufren. Los que no están pintados cuando mueren van a vivir con los matsigenkas que viven en un ambiente feo junto con los que traen puesta ropa traposa y negra o despintada, comen palos podridos y hojarascas y sufren. Los que llevaban una vida buena portándose bien van a vivir con los espíritus buenos saankariite (de manera que) no sufren, nunca vuelven a morir sino que viven muy felices por siempre. ¶ Durante los días inmediatamente después de una muerte, las mujeres de la familia, o del grupo, que eran casadas cuidaban mucho a sus maridos, inclusive los acompañaban cuando iban más allá del patio a defecar. No se les permitían ir solos para evitar que se encontraran con el espíritu del difunto. Antari ikamageigira okyara, ogari jimentaigacharira okantakani okamaguigiri ojime, magaro iatakera ishitera amampianakeri. Cuando alguien ha muerto recién, las mujeres que tienen maridos los cuidan mucho (lit. los miran continuamente), inclusive los acompañan a defecar. ¶ Tradicionalmente, a veces se decía que el día se había puesto nublado o lloviznoso porque alguien había muerto y se había convertido en algún animal; también se pensaba que si llovía un día después de una muerte indicaba que el muerto estaba vomitando. Se decía que después de morir, cuando llegaba donde sus familiares, le daban masato para hacerle vomitar todo el sufrimiento que había padecido aquí en la tierra. También los miembros de su familia que le sobrevivían tenían que vomitar tempranito por la mañana del día después de su muerte para purgarse de los efectos de haber comido con el muerto y evitar sufrir de indigestión; también se bañaban con agua caliente para no sufrir de dolores por todo el cuerpo. V. kamatsírini, kamasántori, Kamavenia, potsoti, savipatsaku, tasorintsigitetagantsi.

karagitetagantsi vi. {ikaragitetake} avi. errar el tiro, no dar en el blanco (tratando de cortar algo; lit. cortar el aire). Inkaratakerimera apa shima, ikenagutakeri onti parikoti ikaragiteti. Mi papá estaba tratando de coger (lit. cortar) un pez, pero (el pez) pasó por un lado y (mi papá) no dio en el blanco (lit. cortó el aire). bvi. terminarse (confines de la tierra en la cual vivimos). Pairani okenkitsatagani okantagani antari aganakara okaragitetapaakera oka otimantunkanirira, aityo pashini tera intimantemparo maranke intiri manii, ariotari ikaraigapairi maganiro kara. Antiguamente se contaba que allá en los confines de esta (tierra) en que vivimos, hay otra (tierra) en la cual no hay ni serpientes ni isulas, porque allí termina todo lo que existe aquí. ◊ Algunos dicen que okaratapaakera kipatsi allá en los confines de la tierra no hay árboles y los únicos que viven allá son los inmortales que viven con los espíritus buenos saankariite; otros dicen que más allá de los confines de la tierra solamente hay un gran vacío oscuro. V. karatagantsi, oégite.

kovoreatsaitagantsi vi. {okovoreatsaitake} brillar (una fila de algo; p.ej. una fila de cerros de pura roca). Antari noatutira samani nokenavagetutira, notimpinake notsatavagetaketyo kara tenigera onkametitae, onti gotanankicha imperita ¡tyarika, kovoreatsaivagetaketyo! Cuando fui lejos a cazar, me extravié y llegué a un sitio muy feo (donde ya no se podía caminar), porque solamente había peñas (de pura roca) (pero) ¡qué brillantes eran! ◊ Tradicionalmente se afirmaba que ciertas peñas de esta naturaleza eran “el palacio” (otinkami ivanko) de los espíritus buenos (isaankariite), mientras otras eran las habitaciones de demonios. V. kovoreatagantsi, otsai.

matsikanari AU matsinti BU m. brujo, persona que embruja, hechicero. ◊ Tradicionalmente se decía que solamente un chamán o curandero seripigari podía convertirse en brujo y que mayormente era un acto involuntario que tenía lugar como resultado de encontrarse con el poder matsikantsi que mataba por medio de la hechicería. Se creía que este ser invisible y maléfico habitaba en las piedras yogevuroki, a las que también se referían con el término serepitontsi o iserepito, y que de vez en cuando aparecía en forma visible como ser humano o jaguar. Se decía que cuando un hombre se adueñaba de una o más de estas piedras, automáticamente poseía también el poder que residía en ellas. De ahí esa persona comenzaba a hacer daño sin darse cuenta a quién se lo hacía, porque no era la persona misma que deseaba dañar sino era el imatsika. ¶ Se decía que había por lo menos tres maneras de que un chamán se convirtiera en brujo. A veces el mismo tenía deseos de ir a conocer muchas cosas y hacer contacto con todos los espíritus buenos saankariite, pero sucedía que cuando llegaba a Megantoni, el tasorintsi que vivía en ese lugar le impedía el viaje porque no quería que llegara a ser superior a él y quizás fuera a vivir con los espíritus buenos inmortales. Así que lo sopló e hizo que se encontrara con matsikantsi quien le daba su poder de embrujar o hechizar, y por consiguiente comenzaba a embrujar y ya no lograba hacer contacto con los espíritus buenos sino solamente con los malos como, por ejemplo, segamai y kasuvarerini. ¶ Se decía que para otros chamanes, el contacto con matsikantsi era por casualidad cuando se encontraba con él en forma visible en el monte y le daba las piedras yogevuroki diciéndole: “Nero iroro pisentakempa”. “Aquí las tienes para que te cuides con ellas”.> Para otros bastaba recoger una o más piedras negras yogevuroki y guardarlas en su chuspa; poco a poco, por fatalidad, si era ése su destino, o por querer conseguir ese poder, se convertía en brujo. Si quería, por algún motivo, convertirse en brujo, comenzaba a exprimir jugo de tabaco en la piedra, lo que equivalía a darle su comida.. Aiño seripigari iokagutakari matsipanko ipakeri imatsika ovashi imatsikatantanake tenige inetsajaeri saankariite, inti inetsaanake matsipanko, segamai, kasuvarerini, etc. Hay chamanes que se encuentran con el pájaro matsipanko y él les da su poder de embrujar resultando que se convierten en brujos y ya no hacen contacto con los espíritus buenos sino con (los malos) matsipanko, segamai, kasuvarerini, etc. Yogari matsigenka yagakeri yogevuroki yoyagakeri itsagineku, impo ariompa intagarora onake impeganakempara matsikanari, iripokake ivatsa suvatatsirira intinkamitakemparira imapukite ovashi impeganakempa matsikanari. (Tradicionalmente se decía que) un hombre recoge una piedra yogevuroki, la pone en su chuspa y si está destinado a ser brujo, el cuerpo (lit.la carne) del espíritu maléfico suvatatsirira viene a vivir en la piedra y él comienza a convertirse en brujo. ¶ Se decía que una señal de que un hombre se había convertido en brujo era que comenzaba a caminar un poco chueco o con piernas arqueadas. Itikanakeri imatsika yanuitanake tate tate ikantaigi: “Intirorokari matsikanari nerotyo itikanakeri imatsika tera iranuitagantsite”. El ser que reside en sus piedritas le impide caminar, así que comienza a caminar con las piernas arqueadas tate tate y (la gente) dice: “Será brujo y por eso él que vive en sus piedritas lo obstruye y no puede caminar normalmente”. ¶ Fuera como fuera la manera de convertirse en matsikanari, una vez convertido, se decía que no era el brujo mismo que hacía daño a la gente y la hacía morir sino imatsika que vivía en las piedras que siempre llevaba en su chuspa. También se creía que era imposible que el brujo se deshiciera del poder malo del imatsika y volviera a tener contacto con los espíritus buenos y hacer el bien; se decía que si un brujo botaba las piedras, o trataba de deshacerse del poder que estaba en ellas, ahí mismo se enfermaba con escalofríos y moría. V. igéntiri, matsíkantsi, matsikatantagantsi, seripigari, serepitontsi.

maváintini mavaintinirira s. los que son tres. ◊ Tradicionalmente se decía que este término era usado por los seres invisibles e inmortales saankariite para referirse a todos los seres humanos mortales, en especial a los matsigenkas. Se pensaba que esos seres lo usaban en el sentido de que mientras ellos aumentaban cada vez más por ser inmortales y no morían, los matsigenkas eran pocos en comparación y nunca podrían llegar a ser muchos porque seguían muriendo. Usar el número tres tenía la connotación de unos cuantos o algo alrededor de tres. En cambio, a los inmortales se referían con el término intirira tovaigatsi los que son muchos. V. sáankariite.

Meshiáreni Meshíari, Meshiárini inan. nombre de un río muy importante en la tradición oral (lit. río de cambiar la piel). ◊ Para algunos, la Vía Láctea era la representación visible de este río. Tradicionalmente se decía que Meshiareni era un río cuyas aguas eran la fuente de la vida eterna; por eso había mucho afán de encontrar el camino que se pensaba conducía allá. Se contaba que en caso de que un viejo lograra bañarse en este río su piel se partiría igual que la cáscara de una chicharra permitiéndole quitársela y colgarla en la rama de un árbol mientras él se convertiría otra vez en niño con dientes nuevos, etc. Desde ese momento en adelante tendría vida eterna y se quedaría a vivir con los inmortales saankariite quienes nunca se ponían viejos ni morían. También se decía que cuando Meshiareni crecía, los ríos aquí en la tierra bajaban y viceversa. De otra manera, se crearía un diluvio que acabaría con la raza humana. V. meshínantsi, meshigagantsi, óani, omogútotsa inkite, Kamavenia.

netsaagantsi vt. {inetsaakeri} pasar tiempo con alguien que uno no ha visto por algún tiempo con el propósito de conversar, participar en sus actividades, ayudarle, etc. Noshinto, maika paita viro kotavagetankitsine sekatsi, narori nompitake nonetsaavagetakerora ina, patiro opokutira maika. Hija, más tarde tú vas a cocinar, y yo voy a sentarme a conversar con mi mamá, porque es la única vez que ha venido. Netsaagantsi se usa también para referirse a los supuestos contactos entre un chamán y los espíritus inetsaane, saankariite, etc. V. neagantsi, seripigari; -a4 4.8.3.9.

okagutagantsi vtr. {iokagutakari, yokagutakari} encontrarse inesperadamente con algo o con alguien (p.ej. chocarse o toparse con alguien; pisar o pasar muy cerca de; encontrarse o toparse inesperadamente con algo peligroso). Namatsinkavetakara santaviri tera noneeri, okya nokenavetanakara nokagutitarityo iokakaimatanakatyo oogn oogn ishigaiganaka tera nontonke. Estuve acechando huanganas pero no las vi; seguí caminando cuando de repente me encontré con ellas, y ahí mismo comenzaron a correr oogn oogn y no disparé. ◊ Este término se usa mucho para referirse a cuando uno es mordido por una serpiente inesperadamente y cuando uno se encuentra con espíritus maléficos u otras cosas que dan como resultado el daño de la víctima. Aiño seripigari ikogavetaka pairora intsotenkagiteakero ineagetakerira maganiro saankariite, kantankicha iokagutakari matsipanko ipakeri imatsika, ovashi imatsikatantanake tenige inetsajaeri saankariite. (Se dice que) hay curanderos que quieren viajar por todas partes y hacer contacto con todos los espíritus buenos, pero resulta que tienen un encuentro con el espíritu malo matsipanko y él les da su poder malo; por consiguiente comienzan a embrujar y ya no hacen contacto con los espíritus buenos. V. okagantsi1; -gu 4.8.2.9.

pochároki inan. esp. de planta finita que sube a los árboles y que tiene, en sus raíces, tubérculos dulces que son de color blanco y del tamaño de las ciruelas. ◊ Tradicionalmente se decía que los espíritus auxiliares que hacían contacto con los chamanes les daban tubérculos de pocharoki para que los sembraran, de esa manera se adueñaban de las plantas y las usaban para hacer sus curaciones; por eso decían que las plantas tenían propiedades sobrenaturales. Por ejemplo, se empleaba ananekivocharókite, pocharoki para niños, para aliviar el dolor en el parto y para que naciera (el bebé) rápidamente y sin complicaciones. Se mordía el tubérculo chupando el jugo y después se envolvía el afrecho y se lo enterraba por respeto a la planta. Botarlo hubiera sido profanarlo, porque alguien podría pasar por encima de él, perdiéndose su eficacia y no curaría. Además se decía que cuando un espíritu bueno saankariite quería engendrar a un hijo, como ellos nunca tenían relaciones sexuales con mujeres, cogía un tubérculo de pocharoki, lo masticaba bien y se lo daba de boca a boca a una mujer. V. viagantsi, pochari, okitsoki, inetsáane.

poreátsiri m. sol. Tera oneimagetenkani ompirantera notsinanetsite, maikari maika okavirimatanaka opirantanakera. ¡Tyarikarorokari inkontetae poreatsiri! ¡Ariorakari inkontetae ishonkara! Nunca se ha visto que mi mujer haya cantado en una fiesta, y de un momento a otro se ha levantado para cantar. ¡Ahora entiendo por qué ha salido el sol (lit. Por dónde saldrá el sol ahora! ¡Quizás va a salir por donde se pone!)! ◊ Tradicionalmente se contaba que la luna era el padre del sol y su madre era una mujer matsigenka (véase kashiri). Ellos tuvieron cuatro hijos y con el tiempo, la luna mandó a uno de ellos que fuera arriba para alumbrar la tierra pero era demasiado fuerte y hacía tanto calor que los ríos estaban secándose, así que lo reemplazó con Poreatsiri, el sol actual. Según contaban algunos, cada día el pájaro shivivirini conducía al sol en su viaje alrededor de la tierra llevándolo a través de una soga. Al medio día, el sol se detenía en su zenit para comer las hojas tiernas del interior de itsogoshite, alguna especie de pasto o planta desconocida, las cuales arrancaba y comía y por eso demoraba más tiempo arriba que en subir o en bajar otra vez. Si shivivirini no llevaba al sol, el sol no iba solo. En días de lluvia shivivirini no cantaba porque tenía frío y el sol no brillaba. Lo cierto es que en días de lluvia, cuando todos los pájaros comienzan a cantar es señal de que la lluvia ya ha pasado, pero si todo está en silencio, todavía no ha pasado. ¶ El último hijo de la luna y la mujer se llamaba Porinti; era demasiado grande cuando nació y su madre se murió en el parto. Porinti se convirtió en estrella. ¶ Tradicionalmente, tanto los eclipses del sol como los de la luna eran muy temidos. Se decía que si se apagara el sol, sería señal del fin del sistema del mundo tal como es actualmente y todo estaría al revés con el resultado de que, por ejemplo, los animales se convertirían en gente y dominarían a los hombres; los castigarían por el mal tratamiento que les daban ellos en el pasado, etc.. Antari intsivakera poreatsiri, maganiro saankariite intiri gamaakogetairira asatyo impegaenkagetakempa. (Cuentan que) cuando se apaga el sol, todos los espíritus buenos y los que velan por nosotros desaparecerán. • Actualmente se usa poreatsiri para reloj. V. poreagantsi, kashiri, pórerere.

saro inan. floripondio, estramonio, datura. [‣ A estas plantas o arbustos las caracterizan sus grandes flores blancas e inodoras. Tomar saro da como resultado alucinaciones y visiones feas; tomar demasiado es peligroso y puede ser fatal por su alta toxicidad.]◊ Se machucan las hojas, se las mezclan con agua y se toma para curar enfermedades que se resisten a remedios menos fuertes. Tradicionalmente se evitaba pronunciar el nombre saro usando en su lugar el término pankirintsi, porque, según se pensaba, esto podría hacer que no fuera eficaz cuando se usaba para curar a un enfermo. Solamente se daba a personas que se portaban bien (negintetacharira), porque según las enseñanzas tradicionales, si se daba a una persona que llevaba una vida mala, podría morir; también se decía que cuando se daba a un enfermo, se debía dejarlo solo por un tiempo, pero mayormente el enfermo mismo iba al monte solo siguiendo el camino que veía en la alucinación producida por el floripondio y se quedaba allá por lo menos dos o tres días hasta que le pasara el efecto de la droga; la razón de estar solo era para que vinieran los buenos espíritus saankariite a curarlo; nadie debía hablarle durante este corto tiempo porque hablarle sería asustar a los espíritus y hacer que regresen, y por consiguiente el enfermo podría amanecer muerto. V. pankirintsi.

seripigari m. curandero, chamán. ◊ El papel más importante que desempeñaba el chamán tradicional era mantener contacto con los espíritus buenos (inetsáane) para curar a los enfermos, especialmente a los que estaban graves (véase mantsigarintsi). Según se pensaba, había ciertos espíritus que pertenecían a cada chamán por ser los hermanos, hijos y otros familiares del espíritu especial con que él hacía contacto. Se decía que a veces el chamán se trocaba con ese espíritu para que él mismo viniera a hacer la curación; de otra manera, a veces el chamán recibía de los espíritus una planta medicinal, mayormente una especie de ivenkiki, o de pocharoki, con la que podría sanar al enfermo o que podría sembrar para usar en el futuro. Se pensaba que aunque eran los espíritus quienes realizaban las curaciones, solamente un chamán poderoso podía lograr el contacto con ellos que fuera necesario para conseguir su ayuda. ¶ También algunos chamanes se dedicaban a buscar por medio de visiones, a veces conjuradas por el uso del tabaco, el camino a la tierra de los inmortales (terira ineero igamane), para enseñar la ruta a sus paisanos y así vivir todos por siempre sin morir. El término seripigari se deriva de las palabras seri tabaco y pigatagantsi alucinar. ¶ Tradicionalmente, cuando un chamán quería hacer contacto con los espíritus o trocarse con uno de ellos (inkitsagavakagaigakempara), escogía una noche sin luna. Se sacaba la candela fuera de la casa para que ésta se quedara en plena obscuridad. Después de tomar el ayahuasca sin la cual, según se pensaba, sería imposible encontrarse con los espíritus e ir a ellos, el chamán utilizaba una escalera especial (igenampiro) para subir hasta la cumbre de la casa y salir por ella. La escalera típica era un solo palo casi vertical con solamente un peldaño abajo y uno o dos arriba. (Este mismo tipo de escalera igenampiro fue usado también por los brujos matsikanari.) Según se decía, la escalera era una prueba de la autenticidad de cualquier hombre que pretendía ser chamán. Si era un chamán verdadero, debía de poder subir y salir por la cumbre de la casa por medio de este tipo de escalera. Se decía que los impostores hacían sus escaleras con dos palos y muchos peldaños.. Ikenkitsatakotaganira seripigari pairaninirira yogara igamarampite, iroro ikemavakerora oshinkitanakerira, yatagutanake igenampiroku, ipatosavakotanaka, asa ipegaenkatanaka. Arisanorika ipaitaka seripigari patiro ipavitake inchakii. Yogari terira impaitempa ontirira yamatagaka, ipevirigiitanakero inchakii. Se cuenta que cuando un chamán que vivía en los tiempos antiguos tomaba su ayahuasca, apenas sentía los primeros efectos de mareos, subía en su escalera dando palmadas y desaparecía. Si (un hombre) era un chamán verdadero, hacía su escalera de un solo palo (con solamente un peldaño). El que no era un chamán verdadero, sino que estaba engañando, la hacía (de dos palos) con muchos peldaños. ¶ Como todo se hacía en la oscuridad absoluta nadie podría ser testigo del éxito o el fracaso del chamán. Se decía que si se trocaba con un espíritu para que éste viniera a realizar una curación, el espíritu venía con la cushma y la forma exacta del chamán mientras él tomaba la forma invisible del espíritu. Si se alumbraba al chamán mientras estaba haciendo el contacto con sus espíritus auxiliares, se pensaba que éstos se enojarían con él y él moriría. Inetsaane seripigari saankariite inake, irorotari yogantakarorira igamarampite okantakera pitse pitse pitse, pintsivoviterira iniavakagaigakara, pinkisakagantakeri seripigari inkisakeri inetsaane inkamake. Los espíritus auxiliares de los chamanes son espíritus buenos invisibles, y por eso cuando el chamán toma ayahuasca tiene que hacerlo en plena oscuridad pitse pitse pitse y si los alumbras cuando están conversando, condenas al chamán a ser castigado por ellos y a morir. ¶ Cuando el espíritu regresaba a su casa, el chamán llamaba a su esposa para que le trajera la candela otra vez dentro de la casa y le alumbrara para que él pudiera bajar del techo. Yogari seripigari yogara igamarampite ikitsagavakagaiganaka inetsaane, irirokya pokankitsi ivankoku seripigari irogavintakera mantsigari. Yogari seripigari irirokya atankitsi ivankoku inetsaane ineakerira. Cuando el chamán tomaba su ayahuasca, se trocaba con uno de sus espíritus auxiliares (de manera que el espíritu) venía a la casa del chamán para curar al enfermo. El chamán, por su parte, iba a la casa de sus espíritus auxiliares a visitarles. ¶ Tradicionalmente se decía que el verdadero chamán (seripigarisanorira o, antiguamente, antyavígari), podía traer a sus espíritus auxiliares hasta la casa (ipokakagakeri) en plena luz de la luna durante una fiesta, y servirles ovúroki. En este caso no había necesidad de subir a ellos por la escalera sino que traía a uno o dos de ellos del monte o de la chacra y solamente se quedaban un rato y se iban otra vez. Para ir a traerles decía: “nagutera namatagane” “voy a traer mi engaño”, lo que equivalía a decir que iba a recibir a una gran autoridad. Su esposa tendría el masato listo y el patio de la casa bien barrido con las esteras tendidas. Según se contaba, los saankariite venían vestidos de cushmas muy rojas y tomaban y tamboreaban hasta que cantaba el gallo. Se decía que a veces, por la mañana, todo el patio se encontraba lleno de manchas de achiote, señal que uno o más espíritus habían pasado la noche conversando y tomando con el chamán casi hasta el amanecer cuando regresaban a sus domicilios. Yogari seripigari irirosanorira yamaigakeri inetsaane pankotsiku yoviikakagaigakari shitea. Okutagitevetanaka kiraatuivagetake ivotsote. El verdadero chamán trae a sus espíritus auxiliares a la casa y los hace tomar masato. Cuando amanece todo el patio está rojo con su achiote. ¶ Tradicionalmente los chamanes llevaban constantemente en sus chuspas unas piedritas brillantes saakiri como, por ejemplo, cristal de roca o cristales de cuarzo, a las que se referían con el término serepitontsi o iserepito. Estas piedras cristalinas parecían tener algo en el centro que para el chamán era ivatsa inetsaane tinkamitakarorira mapu la carne o el cuerpo de su espíritu auxiliar que residía dentro de la piedra. Se consideraba ser el poder bueno del chamán. Los chamanes conseguían iserepito de otros curanderos o chamanes o, si no, el que tenía interés en ser chamán las buscaba creyendo que estas piedras tenían el poder de cuidarle y de ayudarle en su profesión. A veces los chamanes trataban a una de sus piedritas como a hijo diciendo que había un niño que residía en la piedra; si la piedra era muy brillante, se pensaba que quizá un jaguar vivía en ella y si el chamán estaba convencido que así era, soplaba en la piedra en la noche creyendo que de esa manera tomaría la forma del jaguar y vendría a proteger la casa en contra de los demonios kamagarini comiéndolos por si venían. ¶ Se pensaba que había que dar comida, en forma de jugo de tabaco, al poder que vivía dentro de las piedritas, porque de otra manera sufriría del hambre y se escaparía dejando al chamán sin poder. Cuando estaba en casa, sacaba sus piedras de su chuspa más o menos dos veces por semana, las ponía en una calabaza pamoko y echaba jugo de tabaco en ellas. Al día siguiente cuando ya se había secado, decía: “Neri, itsoatanakero”. “Míralo, está terminándolo”. Si el chamán estaba en el monte, mientras descansaba agarraba una hoja de tabaco, la calentaba en la candela y la apretaba para que saliera el jugo el que hacía gotear en las piedritas. ¶ A la mujer del chamán se le decía mantyaro o imantyarote. Algunos afirman que el verdadero chamán tenía una sola mujer con la que tenía que estar totalmente comprometido; de lo contrario, los espíritus buenos se molestaban con él y se moría. Otros afirman que la norma tradicional para un verdadero chamán era tener un promedio de cuatro mujeres. Por eso se refería al cotomono como seripigari patotatsirira tsinane chamán que reúne mujeres. Tradicionalmente se decía que cuando un verdadero chamán moría, se convertía en jaguar grande y regresaba. Por eso había que enterrarlo lejos de la casa. Pairani ikantaigi ikamaigira seripigari arisanorira ipaitaka, ikitavetunkani impo otsonkavakoanaka kutagiteri ikitareanaa. Antiguamente decían que cuando un chamán verdadero moría, se le enterraba y luego en cinco días resucitaba. V. seripigatagantsi.

shinonkarintsi inan. {irashinonkare} una epidemia o enfermedad fatal; muerte que resulta de una enfermedad fatal. Neavakerora shinonkarintsi pokaenkatapaake, maikaniroro pogereaigempa. Cuídense que está llegando una epidemia que trae muerte, y ahora, sí, que todos vamos a morir. ◊ Tradicionalmente se contaba que cuando los espíritus saankariite hablaban del fin del mundo decían: “Maikari maika impogereanakempa mavaintini aganakerira shinonkarintsi. Ahora sí, los seres humanos (lit. los que son tres) van a ser exterminados, y serán llevados por una enfermedad fatal. V. shinonkaagantsi, maváintini.

tasorintsigitetagantsi vi. {otasorintsigitetake} ser la época cuando o el lugar donde, según la tradición, todo fue controlado o dominado por un gran poder sobrenatural. ◊ Tradicionalmente se contaba que había un oso, que algunos consideraban equivalente al mismo tasorintsi, que vivía en el Pongo de Mainique (maeniku donde el oso). Se decía que tenía el poder de impedir pasar al pongo; inclusive podía quitar la fuerza a los viajeros o atacarles con relámpagos y truenos y hacerles regresar. Se decía que por causa de los poderes que ocupaban esos lugares, lo mismo pasaba cuando uno quería acercarse a los cerros Ompikirini y Pariirorini y a otros lugares más como, por ejemplo, donde hay peñolerías o piedras grandes.. Pairani ikantaigavetanakenaniroro saankariite: “Tsame nontentanakempira notimira aniagitetapaakera ganiri pineairo pigamane”. Onkaateme game otasorintsigiteti nankakerime nonkantakerime: “Eee, nompoke”, gametyo maika noneairo nogamane nantime saraatsatankichane. Maikari maika otasorintsigiteti, ikamageiganake aokakitiri agiavetakari tera iripokae, kamanakenirorotyo pegagiteanaka. (Cuentan que alguien dijo que) antiguamente un espíritu bueno nos dijo: “Vamos, te voy a llevar donde vivo, al lugar de la vida eterna para que no mueras”. Si no hubiera sido como es ahora que un poder en el ambiente nos impide, yo le hubiera contestado diciéndole: “Sí, voy a ir”, y no habríamos muerto como ahora sino que habríamos vivido por siempre (lit. hubieramos sido invencibles). Ahora, en cambio, un poder sobrenatural domina todo, una persona muere, la dejamos allá y esperamos que regrese pero no viene, ya se ha muerto y ha desaparecido definitivamente. V. tasorintsitagantsi, oégite, otasorintsigitétira, máeni.

tsíreri inan. chonta (esp. de palmera de los cerros con cogollo comestible que produce frutos morados tsireriki). ◊ Es la palmera con el cogollo más fino de todas las palmeras, por eso su cogollo es el más apreciado y el antojo de las mujeres embarazadas; tradicionalmente se decía que era el alimento de los espíritus buenos saankariite. Para comer los frutos tsireriki se los pone en agua tibia para que se ablanden y se revienten. Si se los cocinan, se endurecen y se malogran. V. kakintetagantsi.

tsirotíite m. esp. de huangana grande y muy brava. [‣ Los pelos en la rabadilla son de color amarillo con negro al igual que las plumas en la cola del paucar tsiroti.]◊ Tradicionalmente se contaba que antes estas huanganas no existían en el mundo habitado por los seres humanos sino al otro lado del mar Mamori donde los criaban los espíritus buenos saankariite quienes los enviaron a los matsigenkas especialmente para que alimentaran a los niños. Por eso eran animales que se les apreciaba mucho y se les respetaba como algo sagrado. Se guardaba la carne muy bien cuidando de que no se malograra y que no se botaran los huesos por cualquier sitio porque de otra manera el dueño iba a enojarse y nunca más traería a su ganado para alimentar a la gente, especialmente a los niños. V. –ite 1.3.3.

viagantsi vt. {yaviakeri} dar de comer boca a boca. Tsinane onoatakero onko aviakerira ityomiani kintaro. Las mujeres mastican bien la pituca (cocinada) y le dan boca a boca a las crías de los loros kintaro. ◊ Tradicionalmente se pensaba que esto es lo que hacían los buenos espíritus saankariite para preñar a sus mujeres. Yogari saankariite tera intsagavatsaero tsinane. Ikogira intimakera itomi onti yaviakotakeri, onkantakera yagake pocharoki inoatakero yaviakerora tsinane. (Se contaba que) los espíritus buenos saankariite nunca tenían relaciones sexuales con (lit. nunca tocaban a las) mujeres. Cuando querían tener hijos, le daban (pocharoki) de boca a boca (a una mujer) para (que concibiera), que quiere decir que cogían (un tubérculo de la planta) pocharoki, lo masticaban bien por largo rato y se lo daban de boca a boca a una mujer.

kantakotagantsi 1vt. {ikantakotakeri} avt. emplear parábolas, comparaciones, o metáforas para hablar de algo o de alguien en son de broma, insulto o crítica. Antari inkaara nokantakera: “Nero onta pinato amake ovocharikite”, sa intityo nokantakotake iariri. Cuando dije endenantes: “Mira a mi cuñada que está trayendo sus dulces”, era a su hermano al que me refería. Kantakotagantsi indica una manera muy especializada de hablar por medio de la cual uno puede referirse a ciertos defectos de otra persona dirigiéndose a alguien del sexo opuesto o hablando de alguien del sexo opuesto en vez de hablar directamente a la persona; también se usa para mostrar a alguien sus defectos remedándolo. Es una manera común en que los hombres se hacen bromas entre sí o se insultan. Un hombre menciona un animal o ave (p.ej. inaro raya o parari nutria), un segundo hombre responde con una parte destacada del cuerpo de ese animal, pero utilizando un prefijo 3f (p.ej. ogirimashi la nariz de ella); un tercer hombre sabe que se están refiriendo a él y si no es cierto que tenga defectuosa esa parte del cuerpo, todos se ríen a carcajadas, pero si es cierto, la “víctima” lo toma como un insulto y se molesta. Ejemplos de otros pares de palabras como éste son: samani majás y osemoko la cara malformada de ella, señal de vejez; tsigeri mono frailecito y ogempita su oreja, su flaqueza; tsironi liebre y oki o ogempita su ojo o su oreja; pishiti tucán chico y ogereto la rodilla (arrugada) de ella. bvt. simbolizar, representar. Ogari bandera ashiegi onti okiraatake onampinapageku; antari niganki onti okutatake. Ogari kiraari irorotari okantakotake iriraa pairaninirira kamaventaigakerorira agipatsiegite okyara yomanatavakagaigaventakarora itentaigakarira kisaviigakeririra igipatsite. Nuestra bandera es roja en los dos cantos; en el medio, es blanca. El rojo representa la sangre de los que murieron hace mucho tiempo peleando por nuestra patria contra los que nos la querían quitar (lit. los que estaban molestos con ellos por causa de su tierra). cvt. defender, protestar (lit. hablar con respecto a); hacer o no hacer algo en consideración, o por causa de otra persona o asunto. Antari inakera iariri okisavetakaro iniro ikantakotiro. Yogari iri teratyo tyara inkantumate. (Cuentan que) cuando su hermano estaba presente y su madre la maltrataba, él la defendía (lit. él dijo con respecto a ella). Su padre, al contrario, nunca dijo nada. Chapi noatutira pivankoku, pikantavetavakenara: “Gatata piati”, impo teratyo nonkematsatempi, ariompatyo noshintsitanakeri nopokaira, intitari nokantakotake notomi, nokanakeritari imagakera. Ayer cuando fui a tu casa y me dijiste: “Todavía no te vayas”, cuando no te hice caso sino que me apuré a regresar, fue porque había dejado durmiendo a mi hijo. Chapi nopokakera naro, ipintsavetaka apa irirori. Game onti ikantakoti irantane iripokakemetyo. Ayer cuando vine aquí, mi papá también quería venir. Si no hubiera sido por su trabajo, habría venido. dvt. remedar. Antari piatera itimaigira saankariite ineavakempira inkantakotakempira inkenapaake pairatamatake kanagagisema, virotari ikantakotake pimpisaritanaera. Si vas donde los espíritus buenos y te ven llegando, te van a remedar acercándose a ti muy encorvados, pues a ti te estarán remedando (para mostrarte) cómo vas a ser cuando seas viejo. evt. efectuar algún resultado negativo a alguien porque una persona le ha deseado mala suerte. Noavetaka chapi kamatikya, niganki noshonkakotaka nokanti: “Impa tyanirika kantakotakena nerotyo noshonkakotantakarira”. Ayer fui río abajo, y a mitad del camino se volteó mi canoa (lit. me volteé contenido) y dije: “¿Quién estará deseándome mala suerte y por eso me volteé (con todo y canoa)?” 2vr. {ikantakotaka} hablar de sí mismo, hacer referencia a sí mismo en forma simbólica o metafórica. Omirinka sagiteniku imatiki apa, ontitari ikantakotaka ineakera panikyara inkamanae. Todas las noches mi papá canta haciendo referencia a sí mismo en forma simbólica, porque sabe que pronto va a morir. V. kantagantsi; -ako 4.8.1.1; paaventantagantsi, shivirírini, shomporekitagantsi2.

tsagavatsatagantsi vt. {itsagavatsatakero} eufemismo para tener relaciones sexuales con (lit. tocar la carne de). Yogari saankariite tera intsagavatsatumatero tsinane. Los espíritus buenos saankariite nunca tienen relaciones sexuales con alguna mujer. V. tsagatagantsi, vátsatsi.

tsipereagantsi₁ 1vt., vtr. {yatsipereakeri AU, yatsipereakari BU} sufrir; sufrir voluntariamente para hacer algo pensando en recibir un beneficio. Ikantaigi: “¡Tejejee! ¡Atsipereaigakeri yogakagaigakairira maranke!” (Cuentan que) ellos dijeron: “¡Qué asco! ¡Hemos sufrido (comiendo) serpientes que ellos nos hicieron comer!” Yatsipereakeri yamakerira ivatsa pankotsiku, tera impaenkani irirori. Él sufrió trayendo la carne a la casa, pero a él no le dieron nada. 2vi., vr. {yatsipereake, yatsipereaka} sufrir. Yagakerira novisarite kintaronkeni, shintsi ikamake, tera iratsiperee. Cuando el loro-machaco mordió a mi abuelo, él se murió rápidamente y no sufrió. Antari intsivakanakera poreatsiri, iripokageigapanute saankariite iragageigapanuterira ananekiegi. Iriro pinkante gasano yatsipereaigi, tera ineaigeronika inkañovageigera. (Tradicionalmente se contaba que) cuando se apaga el sol, van a venir los espíritus buenos a recoger a los niños antes del fin. Ellos, sí, no van a sufrir tanto porque no han experimentado el pecado.

vatsatagantsi vi. {ivatsatake} avi. abundar. Onti apokavageigake aka ivatsatira tsigito atsipereavageigake yogaigakaira. Hemos venido aquí donde abundan los mosquitos y estamos soportando sus picaduras. Maikari maika atimaigake aka ovatsatira mantsigarintsi. Ahora, sí, estamos viviendo aquí donde hay mucha enfermedad. bvi. estar presente. Viro piniashinatakena pineakera nonakera samani, antari novatsatanaira, teniroro pinkantena. Tú siempre hablas mal de mí cuando ves que no estoy (lit. que estoy lejos), pero cuando estoy presente no me dices nada. cvi. ser de carne y hueso, tener cuerpo físico (en contraste con un ser espiritual). Yogari saankariite tera irivatsaige inkañoigae aroegi avatsaigira. Los espíritus buenos no tienen cuerpos físicos como nosotros. V. vátsatsi.