Search results for "tasorintsigitetagantsi"

tasorintsigitetagantsi vi. {otasorintsigitetake} ser la época cuando o el lugar donde, según la tradición, todo fue controlado o dominado por un gran poder sobrenatural. ◊ Tradicionalmente se contaba que había un oso, que algunos consideraban equivalente al mismo tasorintsi, que vivía en el Pongo de Mainique (maeniku donde el oso). Se decía que tenía el poder de impedir pasar al pongo; inclusive podía quitar la fuerza a los viajeros o atacarles con relámpagos y truenos y hacerles regresar. Se decía que por causa de los poderes que ocupaban esos lugares, lo mismo pasaba cuando uno quería acercarse a los cerros Ompikirini y Pariirorini y a otros lugares más como, por ejemplo, donde hay peñolerías o piedras grandes.. Pairani ikantaigavetanakenaniroro saankariite: “Tsame nontentanakempira notimira aniagitetapaakera ganiri pineairo pigamane”. Onkaateme game otasorintsigiteti nankakerime nonkantakerime: “Eee, nompoke”, gametyo maika noneairo nogamane nantime saraatsatankichane. Maikari maika otasorintsigiteti, ikamageiganake aokakitiri agiavetakari tera iripokae, kamanakenirorotyo pegagiteanaka. (Cuentan que alguien dijo que) antiguamente un espíritu bueno nos dijo: “Vamos, te voy a llevar donde vivo, al lugar de la vida eterna para que no mueras”. Si no hubiera sido como es ahora que un poder en el ambiente nos impide, yo le hubiera contestado diciéndole: “Sí, voy a ir”, y no habríamos muerto como ahora sino que habríamos vivido por siempre (lit. hubieramos sido invencibles). Ahora, en cambio, un poder sobrenatural domina todo, una persona muere, la dejamos allá y esperamos que regrese pero no viene, ya se ha muerto y ha desaparecido definitivamente. V. tasorintsitagantsi, oégite, otasorintsigitétira, máeni.

kamagantsi₁ vi. {ikamake} avi. desmayarse, perder el sentido, estar paralizado/a. Yogari iraniri apa iparigake yataguvetakara pochariki yonkaragaravagetaka. Ikamake itasagiiku, tenige iranuitae. El cuñado de mi papá se cayó cuando estaba subiendo para coger chimicuas, y se fracturó. Sus piernas se paralizaron y ya no camina. bvi. morir. Ipasatakeri apa maranke igitoku ton ton ineiri kamakeri iokanakeri avotsiku. Mi papá golpeó a una serpiente en la cabeza ton ton y pensando que estaba muerta la dejó en el camino. ◊ Antiguamente algunos contaban que eran los mismos matsigenkas quienes escogieron el sufrimiento y la muerte ya que estaban aburridos con su vida tranquila y eterna. Se decía que en el principio, cuando un buen tasorintsi creó a los matsigenkas, podían ir de un sitio a otro muy velozmente y subir a los altos cerros sin cansarse. Como llegar de un sitio a otro no les costaba nada, sino que ni bien salían de viaje y ya estaban llegando, les parecía que ese estilo de vida no les daba tiempo ni para mirar al paisaje, ni menos para reflexionar y conversar en el camino. Pensaban que sería mejor sufrir para subir los cerros y surcar los ríos. Un día Tasorintsi les preguntó si querían seguir viviendo tal como estaban haciéndolo o si preferirían viajar más lentamente y sentir cansancio al subir a los cerros. Dijeron que la segunda opción sería preferible, porque estaban muy aburridos y muy fastidiados de llegar tan rápidamente a dondequiera que iban sin tener tiempo para contemplar, entonces él les concedió su deseo. Algunos contaban que lo mismo pasó con la vida eterna de la que habían sido dotados cuando fueron creados. Escogieron “conocer” o “ver la muerte” y de esa manera fueron condenados a ella a pesar de sus esfuerzos posteriores de encontrar la ruta a la tierra de los inmortales.. Maikari pikogaigakero pigamane ario inkañoiganake iyashikigeiganakera gara ikusoti. Iroro irantaritumaiganakera inkamaiganae pa pogereaigaa. Ahora, ya que quieren morir, así también será con todos sus descendientes, no van a tener resistencia (para enfrentar la muerte). Cuando apenas lleguen a ser adultos, comenzarán a morir y a extinguirse. ¶ Tradicionalmente, se preparaba el cadáver para su entrada a la próxima vida pintándolo con su propio achiote, pero la mayor preocupación después de una muerte era, si fuera posible, disponer del cadáver, antes de que anocheciera, preferentemente enterrándolo río abajo. A veces se le ponía en una balsa y se le mandaba flotando río abajo (véase matsontsori). ¶ En la zona del río Mantaro, donde por ser monte virgen abundaban árboles grandes lejos de las casas, se acostumbraba poner el cadáver en el monte en una plataforma puesta encima de las aletas de cierto tipo de árbol grande, o en un árbol hueco. Además de pintarlo con achiote, también se recogían hojas de floripondio, se las frotaban entre las manos, se las mezclaban con agua fría en una olla grande y se echaba esto sobre el cadáver antes de ponerle otra vez su cushma y envolverlo en una estera. El propósito del floripondio era evitar que los gallinazos lo comieran. A veces, por un plazo de más o menos una semana, dos o más familiares iban diariamente a revisar el cadáver. Antari ikamageigira, yagashitavaagani irashi ivotsote ipotsotantavaaganira ivoroku ontiri itamakoku, impo ontiri aikiro ishinkureku. Impogini yovashitaagani anta ipioku, oshigitakotaaganira ikantunkanira: “Maika nero oka pivotsote oka. Ma paita pintinaanaera, iroro pimpotsotaempa”. Cuando una persona muere, se recoge su achiote y se le pinta con eso en la cara, en la frente y en la coronilla. Luego se le hace un tambito encima de su sepulcro y se mete (el bambú que contiene) su achiote entre las hojas y se le dice: “Ahora aquí tienes tu achiote. Más tarde cuando te levantes, vas a pintarte con esto”. Aikiro potsoti pogakerorika anta ikitatunkanira kamatsirini, impogini pinkamosotaatero pineake impotsotakerora onta ikitatakaro inchapoa pinkanteri: “Maika ata ikitareanaa, pinetyo ipotsotanairora”. (Se dice que) si pones achiote allá donde un muerto está enterrado, cuando vas para verlo, vas a ver que él lo ha usado para pintar los palos y vas a decir: “Ya ha resucitado porque ya ves que ha pintado (los palos) con el achiote (que dejamos allá donde estaba enterrado)”. Yogari ikamira matsigenka ipotsotavaaganirira, onti iatai itimaira anta savipatsaku itimaigira matsigenka gaigaririra shima terira ontime igito, sekatsi, tera iratsipereaigae. Yogari terira impotsotempa ikamira, onti iatake ikonoitaigakarira matsigenkaegi timaigatsirira terira onkametigitete, ikonoitaigakari potsitacharakiri, onti yogaiga samakara ontiri sampantoshi yatsipereavageigake. Yogari neginteigacharira iaigai ikonoitaigaarira saankariite tera iratsipereavageige ineaigaerora igamane, onti ikantakani itimaigi kameti ishinevageigaka. Cuando se muere un matsigenka, se lo pinta con achiote y así va a vivir allá debajo de la tierra donde viven los matsigenkas que comen pescados sin cabeza y yuca, y no sufren. Los que no están pintados cuando mueren van a vivir con los matsigenkas que viven en un ambiente feo junto con los que traen puesta ropa traposa y negra o despintada, comen palos podridos y hojarascas y sufren. Los que llevaban una vida buena portándose bien van a vivir con los espíritus buenos saankariite (de manera que) no sufren, nunca vuelven a morir sino que viven muy felices por siempre. ¶ Durante los días inmediatamente después de una muerte, las mujeres de la familia, o del grupo, que eran casadas cuidaban mucho a sus maridos, inclusive los acompañaban cuando iban más allá del patio a defecar. No se les permitían ir solos para evitar que se encontraran con el espíritu del difunto. Antari ikamageigira okyara, ogari jimentaigacharira okantakani okamaguigiri ojime, magaro iatakera ishitera amampianakeri. Cuando alguien ha muerto recién, las mujeres que tienen maridos los cuidan mucho (lit. los miran continuamente), inclusive los acompañan a defecar. ¶ Tradicionalmente, a veces se decía que el día se había puesto nublado o lloviznoso porque alguien había muerto y se había convertido en algún animal; también se pensaba que si llovía un día después de una muerte indicaba que el muerto estaba vomitando. Se decía que después de morir, cuando llegaba donde sus familiares, le daban masato para hacerle vomitar todo el sufrimiento que había padecido aquí en la tierra. También los miembros de su familia que le sobrevivían tenían que vomitar tempranito por la mañana del día después de su muerte para purgarse de los efectos de haber comido con el muerto y evitar sufrir de indigestión; también se bañaban con agua caliente para no sufrir de dolores por todo el cuerpo. V. kamatsírini, kamasántori, Kamavenia, potsoti, savipatsaku, tasorintsigitetagantsi.

maeni

máeni m. oso. ◊ Tradicionalmente se decía que itasorintsiti maeni el oso era muy poderoso; además se decía que podía darnos fuerza o quitarnos la fuerza que teníamos. Por eso se le trataba con mucho respeto y cuidado. Por ejemplo, cuando se le cazaba, se le decía: Pisari, pisari, guitanake. Abuelito, abuelito, bájate. De otra manera, no moriría sino que se escaparía y además podría enojarse y vengarse, provocando sueños atemorizantes que darían como resultado la enfermedad del cazador, y posiblemente su muerte. Se decía que cuando se comía carne de oso uno debía masticarla muy pero muy despacio para evitar que el oso le soplara y lo convirtiera en una persona que siempre le quita la comida a los demás. También había que comerla todita, inclusive el pellejo. También se decía que tenía manos muy fuertes y capaces, y cuando un chamán trocaba (intercambiaba espíritus) con un oso, era capaz de sacar los cogollos de las palmeras pijuayo sin que le hincaran las espinas. El Pongo de Mainique que sirve como barrera natural entre el Alto Urubamba y el Bajo Urubamba deriva su nombre de maeniku donde el oso. V. tasorintsigitetagantsi, tasorintsi, pisari, guitagantsi.

oégite inan.pos. ainan.pos. el ambiente de un lugar o de cierta época. • El uso de oegite en el habla común es muy raro; la forma -gite aparece con mucha frecuencia como clasificador de la atmósfera, el ambiente, las épocas de lluvia, sequía, etc., los períodos de tiempo de día y noche (p.ej. tenigetyo onkametigitetae el ambiente ya no es bueno; kutagiteriku de día). Ikenkitsatira novisarite pairani ikanti: “Antari ikamakera apa, ipokavetaa pankotsiku, kantankicha otasonkavairi oegite omanirotagavakeri, tyampa inkantakempa irogonketaempara itimavetara”. Cuando mi abuelo contaba (de su padre) hace muchos años decía: “Cuando mi papá murió, trató de regresar a la casa, pero (el poder en) el ambiente lo dominó (lit. lo sopló) convirtiéndole en venado y (no tenía) cómo llegar a donde había vivido. Maikari maika anta kamatikya onti okoshirigitevagetanake, aikiro ogantagantsigitevagetanake. Ahora por allá río abajo hay muchos ladrones y asesinos (lit. es el ambiente de robos y matanzas). binan.pos. su espacio libre o desocupado. Arioegite. El espacio (es) amplio (p.ej. en una casa ancha con mucho espacio). Maaniegiteti pankotsi. La casa (es pequeña) con muy poco espacio. V. tasorintsigitetagantsi.

Ompikirini inan. nombre de un cerro muy grande y alto en el río Tambo donde hay una peña de la cual se sacan piedras salitrosas. ◊ Tradicionalmente se pensaba que era el lugar donde Pareni se convirtió en sal; era un cerro muy sagrado y respetado por la fuerza misteriosa en la atmósfera que, se creía, era capaz de convertir a la gente en aves o animales. Pairani okenkitsatakotagani otasorintsigitetira Ompikirini iavetaka matsigenka otasonkavakeri otsivitoitetagakeri ogitovaigakeri. Antiguamente se contaba de la montaña sagrada Ompirikirini que cuando la gente iba allá, ella ejercía su poder sobrenatural (lit. soplaba) y los convertía en muchísimos pajaritos tsivito. V. Pareni, tasorintsigitetagantsi.

otasorintsigitetake V. tasorintsigitetagantsi.

otasorintsigitétira adv. cuando o donde todo fue dominado por un gran poder sobrenatural. ◊ Tradicionalmente se pensaba que había una época cuando ciertos cerros o peñas, como por ejemplo los cerros Ompikirini en el río Tambo, Pakitsapaankoni en la cabecera del río Tigompinia, y Kitetsairorini en el río Picha, y también las peñas Megantoni, Tonkini y Charivankani en el Pongo de Mainique, tenían el poder de soplar, figuradamente, a una persona que estaba tratando de pasar y hacerle difícil llegar o hacerle regresar. Además, vivir en esa época significaba estar desprovisto de la posibilidad de regresar a vivir eternamente a su estado normal después de haber muerto. V. tasorintsi, oégite, tasorintsigitetagantsi.

Pariirórini inan. nombre de un cerro en el Alto Urubamba. ◊ Actualmente se le conoce por el nombre Monte Carmelo; el nombre antiguo venía de la palabra parigagantsi caerse. Tradicionalmente se llamaba así por los muchos demonios que se pensaba bajaban a él y lo habitaban como, p.ej., oshetoniro, katsivorerini, segamai, etc. Pairani ikantaigi: “Tera onkametite piatera Pariiroriniku onti ontasonkakempi, ontitari otasorintsigitetake. Antari ontasonkakempirika onti ontimanake pirishi pinkañotanakempari osheto”. Antiguamente decían: “No debes ir al cerro Pariirorini porque te va a soplar porque tiene un poder sobrenatural. Si te sopla, vas a comenzar a tener una cola y vas a ser como un maquisapa.” V. tasorintsigitetagantsi.

tasorintsi m. am. ser que ejerce poder sobrenatural representado por la palabra onomatopéyica shoo. ◊ Tradicionalmente se aplicaba este término a cualquier persona, animal o cosa que se pensaba tenía el poder de afectar de manera desfavorable a la gente que le daba asco, que no le trataba con respeto o que entraba en el ambiente que lo rodeaba (p.ej. el oso, el pelejo, la coca silvestre, Pareni); algunos atribuían el origen de la muerte a un tasorintsi que un día apareció en forma humana y ofreció a un hombre matsigenka, aburrido con algunos aspectos de la vida eterna con la que los matsigenkas habían sido creados, la oportunidad de experimentar la muerte; también algunos decían antiguamente que tasorintsi era el peor enemigo de los matsigenkas, porque cuando morían, impedía que regresaran a casa o que fueran a donde vivían los inmortales para también volverse inmortales y no morir nunca. ¶ Para referirse al poder de un tasorintsi se usaba la forma poseída itasorintsika poder de él o la forma adverbializada itasorintsitira donde, cuando o la condición de ejercer su poder sobrenatural. Ogari Pareni opaenkatanakeri ojime Kinteroni otasorintsika, ario ikañotakaro irorori yagaveavagetira. (Cuentan que) Pareni dio su poder a su esposo Kinteroni, entonces él se le parecía a ella por tener mucho poder (para hacer cosas sobrenaturales). bm. Dios (el creador y conservador del universo). • No se usa la forma notasorintsite como equivalente de mi Dios (el Dios a quien adoro) porque daría de entender que el que habla se había adueñado de Dios. V. tasonkagantsi, tasorintsigitetagantsi.

tasorintsitagantsi vi. {itasorintsitake} tener o ejercer poder sobrenatural, ser todopoderoso/a. Chapi noatake Pariiroriniku nonkenavagetera nokogavetaka nogonketakempamera, kantankicha tera nagavee nogonketempara, kañomataka ontinirikatyo otasorintsitake. El otro día fui al cerro Pariirorini a cazar y quería llegar allá, pero no pude llegar sino que era como si ella tuviera algún poder (para impedir que llegara). • El uso de esta palabra, al igual que el uso de la palabra tasorintsi, se ha generalizado o vuelto común y actualmente se aplica, p.ej., a un animal que es difícil de balear o flechar, o a uno mismo si quiere dárselas de invencible. Itasorintsivageti osheto teratyo nagaveeri nonkentakerira. Ese mono es invencible (lit. tiene poder sobrenatural) y no lo puedo flechar. V. tasorintsi, tasorintsigitetagantsi.