Search results for "seri"

charínentsi m.pos. {icharine, iricharine} concuñado (los dos hombres son casados con hermanas de padre y madre); rival u hombre que rivaliza con otro por el amor de una mujer. ◊ Cuando un hombre se da cuenta que otro hombre está comenzando a enamorarse de su esposa, a veces, en lugar de un término de parentesco, emplea para referirse a él el término nocharine. Por otro lado, mayormente se le usa por gusto o como una broma para expresar que la esposa de su rival, es bonita o buena, pero se usa con cierta prudencia, y solamente cuando hay mucha confianza, porque puede dar como resultado una falta de respeto entre ellos; raras veces se usa en serio para indicar una verdadera rivalidad. V. charónentsi.

gashiñankatagantsi vt. {yogashiñankatakeri} ponerle a un enfermo el alma. • Término que los chamanes emplean al igual que también emplean shiñankantsi en lugar de suretsi. Generalmente aparece con -arep. con el sig. de restaurar. Imantsigatanake notomi, ipokake seripigari ikanti: “Naro nagaveake nogashiñankataerira pitomi iroveganaempa”. Mi hijo estaba enfermo, y un chamán vino y dijo: “Yo puedo ponerle otra vez el alma a tu hijo, y va a sanarse”. V. gagantsi2, shiñánkantsi; -a3 4.10.2.

gasurentagantsi₂ vt. {yogasurentakeri} ponerle a alguien un alma. ◊ Generalmente este término aparece con -arep. teniendo el sig. de restaurar el alma. Tradicionalmente se pensaba que si una persona había tenido un encuentro con un demonio sopai y éste la había asustado, su alma se escapaba, el demonio entraba en la persona para tomar su lugar, y su víctima se enfermaba gravemente; el remedio era que un chamán poderoso soplara al enfermo en la punta de la coronilla para restaurarle su alma. Después de tener el alma restaurada, si tenía relaciones sexuales con alguna otra mujer que no fuera su esposa, su alma se escaparía otra vez y moriría. Imantsigatira matsigenka, onti itapigairi seripigari ivankagiku yogasurentairi, kantankicha yoga matsigenka tera ario inkañotasanotae pairani nerotyo onoshikerira tsinane omintsarogakeri ogishigutaeri isure inkamake. Cuando un hombre está enfermo, un chamán lo sopla y le restaura el alma, pero ese hombre nunca vuelve a ser el mismo, así que si una mujer lo agarra para tener relaciones sexuales con él y lo asusta, hace que su alma escape otra vez y el hombre muere. V. gagantsi2, súretsi; -a3 4.10.2.

igántaga adv.pron. él hace tiempo, él desde antes, él ya había. • El tiempo al que se refiere -gantaga es muy relativo; se lo usa para indicar el paso de tiempo desde que se inició una acción o un estado, o que una acción se realizó antes de otra. Igantaga ikamake otomi tsompogi omotiaku. Su hijo ya había muerto dentro del útero (antes de nacer). Impogini iseripigaritanake pairo yagaveasanotakero kañomataka igantaganirika iseripigariti ananekikyara. (Cuentan que) luego el comenzó a actuar como chamán y dominaba (el arte) muy bien como si hubiera sido chamán desde su niñez. ; • Aparece en todas las personas: nogantaga yo...; pigantaga tú...; ogantaga ella (f./inan.)...; agantaga BU, gantagaegi AU nosotros/as (incl.).... V. i- Apén. 1; ogántaga.

kamagantsi₁ vi. {ikamake} avi. desmayarse, perder el sentido, estar paralizado/a. Yogari iraniri apa iparigake yataguvetakara pochariki yonkaragaravagetaka. Ikamake itasagiiku, tenige iranuitae. El cuñado de mi papá se cayó cuando estaba subiendo para coger chimicuas, y se fracturó. Sus piernas se paralizaron y ya no camina. bvi. morir. Ipasatakeri apa maranke igitoku ton ton ineiri kamakeri iokanakeri avotsiku. Mi papá golpeó a una serpiente en la cabeza ton ton y pensando que estaba muerta la dejó en el camino. ◊ Antiguamente algunos contaban que eran los mismos matsigenkas quienes escogieron el sufrimiento y la muerte ya que estaban aburridos con su vida tranquila y eterna. Se decía que en el principio, cuando un buen tasorintsi creó a los matsigenkas, podían ir de un sitio a otro muy velozmente y subir a los altos cerros sin cansarse. Como llegar de un sitio a otro no les costaba nada, sino que ni bien salían de viaje y ya estaban llegando, les parecía que ese estilo de vida no les daba tiempo ni para mirar al paisaje, ni menos para reflexionar y conversar en el camino. Pensaban que sería mejor sufrir para subir los cerros y surcar los ríos. Un día Tasorintsi les preguntó si querían seguir viviendo tal como estaban haciéndolo o si preferirían viajar más lentamente y sentir cansancio al subir a los cerros. Dijeron que la segunda opción sería preferible, porque estaban muy aburridos y muy fastidiados de llegar tan rápidamente a dondequiera que iban sin tener tiempo para contemplar, entonces él les concedió su deseo. Algunos contaban que lo mismo pasó con la vida eterna de la que habían sido dotados cuando fueron creados. Escogieron “conocer” o “ver la muerte” y de esa manera fueron condenados a ella a pesar de sus esfuerzos posteriores de encontrar la ruta a la tierra de los inmortales.. Maikari pikogaigakero pigamane ario inkañoiganake iyashikigeiganakera gara ikusoti. Iroro irantaritumaiganakera inkamaiganae pa pogereaigaa. Ahora, ya que quieren morir, así también será con todos sus descendientes, no van a tener resistencia (para enfrentar la muerte). Cuando apenas lleguen a ser adultos, comenzarán a morir y a extinguirse. ¶ Tradicionalmente, se preparaba el cadáver para su entrada a la próxima vida pintándolo con su propio achiote, pero la mayor preocupación después de una muerte era, si fuera posible, disponer del cadáver, antes de que anocheciera, preferentemente enterrándolo río abajo. A veces se le ponía en una balsa y se le mandaba flotando río abajo (véase matsontsori). ¶ En la zona del río Mantaro, donde por ser monte virgen abundaban árboles grandes lejos de las casas, se acostumbraba poner el cadáver en el monte en una plataforma puesta encima de las aletas de cierto tipo de árbol grande, o en un árbol hueco. Además de pintarlo con achiote, también se recogían hojas de floripondio, se las frotaban entre las manos, se las mezclaban con agua fría en una olla grande y se echaba esto sobre el cadáver antes de ponerle otra vez su cushma y envolverlo en una estera. El propósito del floripondio era evitar que los gallinazos lo comieran. A veces, por un plazo de más o menos una semana, dos o más familiares iban diariamente a revisar el cadáver. Antari ikamageigira, yagashitavaagani irashi ivotsote ipotsotantavaaganira ivoroku ontiri itamakoku, impo ontiri aikiro ishinkureku. Impogini yovashitaagani anta ipioku, oshigitakotaaganira ikantunkanira: “Maika nero oka pivotsote oka. Ma paita pintinaanaera, iroro pimpotsotaempa”. Cuando una persona muere, se recoge su achiote y se le pinta con eso en la cara, en la frente y en la coronilla. Luego se le hace un tambito encima de su sepulcro y se mete (el bambú que contiene) su achiote entre las hojas y se le dice: “Ahora aquí tienes tu achiote. Más tarde cuando te levantes, vas a pintarte con esto”. Aikiro potsoti pogakerorika anta ikitatunkanira kamatsirini, impogini pinkamosotaatero pineake impotsotakerora onta ikitatakaro inchapoa pinkanteri: “Maika ata ikitareanaa, pinetyo ipotsotanairora”. (Se dice que) si pones achiote allá donde un muerto está enterrado, cuando vas para verlo, vas a ver que él lo ha usado para pintar los palos y vas a decir: “Ya ha resucitado porque ya ves que ha pintado (los palos) con el achiote (que dejamos allá donde estaba enterrado)”. Yogari ikamira matsigenka ipotsotavaaganirira, onti iatai itimaira anta savipatsaku itimaigira matsigenka gaigaririra shima terira ontime igito, sekatsi, tera iratsipereaigae. Yogari terira impotsotempa ikamira, onti iatake ikonoitaigakarira matsigenkaegi timaigatsirira terira onkametigitete, ikonoitaigakari potsitacharakiri, onti yogaiga samakara ontiri sampantoshi yatsipereavageigake. Yogari neginteigacharira iaigai ikonoitaigaarira saankariite tera iratsipereavageige ineaigaerora igamane, onti ikantakani itimaigi kameti ishinevageigaka. Cuando se muere un matsigenka, se lo pinta con achiote y así va a vivir allá debajo de la tierra donde viven los matsigenkas que comen pescados sin cabeza y yuca, y no sufren. Los que no están pintados cuando mueren van a vivir con los matsigenkas que viven en un ambiente feo junto con los que traen puesta ropa traposa y negra o despintada, comen palos podridos y hojarascas y sufren. Los que llevaban una vida buena portándose bien van a vivir con los espíritus buenos saankariite (de manera que) no sufren, nunca vuelven a morir sino que viven muy felices por siempre. ¶ Durante los días inmediatamente después de una muerte, las mujeres de la familia, o del grupo, que eran casadas cuidaban mucho a sus maridos, inclusive los acompañaban cuando iban más allá del patio a defecar. No se les permitían ir solos para evitar que se encontraran con el espíritu del difunto. Antari ikamageigira okyara, ogari jimentaigacharira okantakani okamaguigiri ojime, magaro iatakera ishitera amampianakeri. Cuando alguien ha muerto recién, las mujeres que tienen maridos los cuidan mucho (lit. los miran continuamente), inclusive los acompañan a defecar. ¶ Tradicionalmente, a veces se decía que el día se había puesto nublado o lloviznoso porque alguien había muerto y se había convertido en algún animal; también se pensaba que si llovía un día después de una muerte indicaba que el muerto estaba vomitando. Se decía que después de morir, cuando llegaba donde sus familiares, le daban masato para hacerle vomitar todo el sufrimiento que había padecido aquí en la tierra. También los miembros de su familia que le sobrevivían tenían que vomitar tempranito por la mañana del día después de su muerte para purgarse de los efectos de haber comido con el muerto y evitar sufrir de indigestión; también se bañaban con agua caliente para no sufrir de dolores por todo el cuerpo. V. kamatsírini, kamasántori, Kamavenia, potsoti, savipatsaku, tasorintsigitetagantsi.

kamatsírini m. muerto; cadáver. ◊ Tradicionalmente se decía que unos días después de una muerte, los muertos kamatsirini regresaban a su procedencia en las noches y en días nublados para llevarse sus cosas y, por casualidad, a algún pariente o a alguien que pudieran encontrar en el camino. Era común atribuir, por ejemplo, sonidos en la noche, árboles de plátano tumbados, o algo que se caía, al muerto pensando que había regresado durante la noche. Si un árbol de plátano se caía solo, se decía que como lo había tumbado un kamatsirini, no se debía comer los plátanos para no encontrarse en el camino con él y ser llevado por él, lo cual sería fatal. Algunos tenían la costumbre de poner pitas alrededor de los cuellos de sus hijos pequeños para evitar que los kamatsirini pusieran sus intestinos alrededor de sus cuellos y los llevaran. Algunos ponían agua o masato y comida afuera para que el muerto lo tomara y se fuera. Se evitaba caminar cerca de la casa o pasar por ella para evitar ser seguidos por él. (Para otras costumbres acerca de los muertos véase koroshitakotagantsi.). V. kamagantsi1, matsóntsori.

kantavagerontsi kantavagerintsi inan. un estilo de habla en que se emplean palabras alusivas. ◊ Antiguamente kantavagerontsi era a la vez un arte y un deporte que requería no solamente aprender la técnica y tener la destreza de usarla, sino también era necesario poder adivinar a qué se referían las palabras alusivas creadas por el rival con que uno hacía la competencia. Según se afirma, solamente unos cuantos hombres lo dominaban y el resto de la población no entendía ni jota de lo que se decía en una competencia de esta naturaleza. Poco a poco este arte ha ido desapareciendo de la cultura matsigenka. ¶ En el género del habla kantavagerontsi, se utilizaban las palabras alusivas con la intención de ocultar el significado de lo que se decía o de poner en ridículo a su rival. Este género solamente se empleaba durante las fiestas. Mayormente era una competencia entre el dueño de la fiesta, que daba comienzo al diálogo, y su rival invitado. Solían usar la oportunidad para alabarse o hablar de los defectos del rival. ¶ La persona que iniciaba la competencia comenzaba con un tema sencillo para ver si el otro se daba cuenta y captaba el significado de lo que había dicho. Si lo captaba, y podía responder con una interpretación, él seguía desarrollando el primer tema o presentando lo suyo. Así seguían cada uno en su turno respectivo, terminando cada vez riéndose como señal de que ya le tocaba al otro. Poco a poco se hacía más dificil el diálogo, cada uno trataba de confundir al otro, y tomar represalias, pagando al rival con la misma moneda. El que por fin no podía responder más decía yagakena me ha cogido o me ha tomado (como mujer) igualándose así a una mujer, mientras el otro se quedaba riéndose de él; por eso los participantes se defendían duro. A veces los dos se cansaban y terminaban diciendo que ni el uno ni el otro había ganado. Se reían y se ponían a descansar felices. De otro modo, si uno de ellos se daba por vencido por no poder adivinar el significado de lo que estaba diciendo el otro o por no poder responder, los dos podían dar por terminada la competencia. El que ganó se reía del otro y el perdedor, por su parte, se enojaba pensando que el otro estaba burlándose o hablando mal de él. A veces uno de ellos, cuando los dos ya estaban mareados, aprovechaba para usar esta técnica para hablar en forma alusiva de los defectos del otro, sea en broma o en serio. Se dice que era por eso que muchas veces los diálogos de competencia durante las fiestas terminaban en peleas. En cambio, como el diálogo kenkitsatagantsi tenía lugar entre dos oradores, si uno dominaba al otro por ser mejor, ahí terminaba.. Ogari kantavagerintsi onti ikantagetakeri irapitene ikemisantavakeri tyarika ikantiri. Yagatanakera ikavakavatanake ejejee ejejee ejejee, ipeganakara irirokya matanankitsi irapitene ikantagetanakerira irirokya kemisantairi. Inkemavakerorika yoga itentakarira ikantagetakerira, gara yapakuaigi ikantageigakera. Antari garika ikemavakero ikantagetakerira, onti inkisanakempa ovashi irapakuaiganai ganige ikantageigai, yavisakeritari irapitene igotakera ikantagetakera. Kantavagerintsi es (un estilo de hablar en que) uno habla de varias cosas y el otro escucha adivinando de qué está hablando. Cuando el primero termina, se ríe ja, ja, ja, y cuando deja de reírse, el otro hace lo mismo hablando de muchas cosas mientras el primero escucha. Si el que escucha entiende de lo que está hablando el otro, no dejarán (rápidamente) de hablar. Si no puede entender, (muchas veces) se molesta y deja de competir porque uno ha ganado al otro en saber usar este estilo de habla. V. kantavagetagantsi, kenkitsatagantsi1.

kareti

kareti inan. trueno y relámpago. ◊ Tradicionalmente se pensaba que los truenos provenían de varias fuentes entre las cuales estaban las siguientes: (1) El castigo de un difunto que había sido llevado por los gallinazos y seguía negándose a comer cosas asquerosas. En este caso tronaba fuerte pugarararagn en medio del cielo pero no llovía; cuánto más rebelde se ponía el difunto, cuánto más fuerte tronaba (véase tísoni). (2) La muerte de alguien. Se decía que en este caso tronaba en el mismo sitio donde el sol se pone, pero a cualquier hora del día y sin lluvia. (3) Cuando un chamán tomaba ayahuasca y conversaba con los espíritus, tronaba tsarere tsarere (véase seripigari, inetsáane, kamárampi). (4) Si los espíritus que protegían al chamán, y a todos los matsigenkas, veía a algún espíritu maligno acercándose o parado cerca de él, disparaban un relámpago para matarlo (itonkakeri). Por eso se decía que cuando relampagueaba era señal de que un espíritu maligno había estado donde cayó el rayo. Incluso cuando se veía un árbol en el monte que un rayo había quemado, se pensaba que eso era debido a que un espíritu maléfico kamagarini se había apoyado en ese árbol y un espíritu kogapakoriite lo había matado con un rayo que, para esos espíritus, era igual a un arma de fuego. ¶ Si un rayo mataba a una persona, se decía que era porque un demonio había venido a vivir en esa persona y a controlarlo (itinkamitapaakari inagutapaakeri kamagarini) y por eso lo mataba rápidamente antes de que hiciera daño a otros. Por eso los matsigenkas estaban felices cuando caían rayos porque creían que los espíritus bravos estaban defendiéndoles de los demonios.. Yogari kogapakoriite itonkakeri kantakerorira ina omantsigatantakarira ovashi oveganaa. Un espíritu bravo hizo caer un rayo en (el demonio) que era la causa de la enfermedad de mi mamá, y por consiguiente ella se sanó.

kavintsaagantsi kavintsaantagantsi 1vt. {ikavintsaakeri} hacer bien o mostrar compasión por otro, hacer un favor, tener misericordia. Antari imantsigatakera novisarite, ogari ina okavintsaakeri omirinka oati opapinitakerira iseka ontiri imire. Cuando mi abuelo estaba enfermo, mi mamá le mostró mucha compasión yendo todos los días a darle algo de comer y beber. Otampiatanake tampia omarane otuanake inchato, matsi ariokona okavintsaakena tera ompasatero novanko oparigapaake onampinaku. Hubo un gran viento y se cayó un árbol. Felizmente no se cayó (lit. me hizo el favor de no caer) encima de mi casa sino a su costado. 2vr. {ikavintsaaka} avr. cuidarse bien, hacerse un favor a sí mismo. Yogari notomi irapitene tsikyata ikavintsaaka irirori iampitakara yogakara irashi tseikintsi. Uno de mis hijos ya se hizo un bien y por su propia cuenta tomó un remedio contra las lombrices. bvr. llegar (lit. ser bendecido/a o agraciado/a llegando a un lugar muy bueno). • Las frases Nanti kavintsaankicha, Yo soy el que ha llegado (lit. soy el agraciado, y ¿Tyani kavintsaankicha? ¿Quién ha llegado (lit. quién es el agraciado? son frases empleadas por personas muy maduras para anunciar su llegada a una casa o para preguntar quién ha llegado donde ellas; hoy en día más se usa una frase como, p.ej., Nakya gonketapaacha. Soy quien recién ha llegado.

kenampirontsi

kenampirontsi inan.pos. {igenámpiro} escalera o palo que sirve para subir a la plataforma de la casa; escalera especial de los chamanes seripigari y los brujos matsikanari. ◊ Tradicionalmente, una prueba de la autenticidad de un chamán era la clase de escalera que usaba para salir de la casa y encontrarse con sus espíritus auxiliares con los que hacía contacto. V. kenagantsi, seripigari.

kipogagantsi 1vt. {yakipogakeri} avt. curar o tratar a un enfermo con vapor o humo de tabaco. ◊ Para hacer un tratamiento con vapor, primeramente se hace hervir el agua que contiene hojas medicinales (p.ej. santari, cháriro, matsishi, igentiri, y parivana). Se tapa bien la olla y después, cuando el agua está bien hervida, se baja la olla de la candela, y el paciente pone la cabeza agachada sobre la olla, se la tapa con una cushma y se destapa la olla, o si no, se para con la cushma extendida sobre la olla antes de destaparla; para casos más resistentes, se aumenta la cantidad de vapor agregando piedras calientes al agua hervida; se escogen ciertas piedras duras que no se deshacen en el fuego, se las calienta hasta ponerse rojas y se las mete en el agua caliente; se refieren a este proceso con el término shimpokagantsi o tsimpokagantsi; se continúa el tratamiento agregando piedras hasta que el paciente sude mucho. Mientras solamente los hombres tratan con tabaco, a veces las mujeres también tratan con vapor empleando las hojas medicinales; solamente usan las piedras en casos muy graves.• Algunos usan el término kipogagantsi tanto para referirse a curaciones hechas con vapor como también a las que se efectúan con humo de tabaco. Otros emplean el término pogatagantsi para las que se hacen con humo. Pairani imantsigavagetanakera koki inoriintevagetaka tovai kashiri, impo ipokuti shainka yakipogakeri, ovashi yoveganaa. Antes mi tío se enfermó y estuvo en cama por varios meses; un día vino mi abuelo, le dio un tratamiento con vapor, y por consiguiente se sanó. Pairani yogari seripigari ikavintsairira mantsigari onti ipenatakaro isere, impo yakipogavakeri tyarika kara okatsitakerira, impo yachomigakeri yagairora imantsigane. Antiguamente cuando un curandero quería hacer bien a un enfermo fumaba su tabaco, le soplaba con el humo en cualquier parte (de su cuerpo) que le dolía, luego le chupaba (en este mismo sitio) y recogía su enfermedad. bvt. penetrar (p.ej. un mal olor); contagiar una enfermedad. Yagaagani notineri iokaatakara, pairatake atake ienkaganake, nerotyo noavetaka nokamosotakerira yakipogakena. Fue recogido (el cadáver de) mi sobrino que se había ahogado y ya estaba con muy mal olor, así que cuando fui a verlo el hedor me penetró. 2vr. {yakipogaka} curarse o tratarse con vapor o humo de tabaco. Yogari koki imantsigavagetanake tenigeenka kara, tera irovegaempa onti inoriintetanaka. Mameri tyanimpa gotatsine irakipogakerira ovashi tsikyata yonkotashitaka irirori yakipogakara. Mi tío se enfermó gravemente y no se sanaba sino que todo el tiempo estaba en cama. Nadie sabía curarle con vapores, así que él mismo hizo hervir las hierbas y se trató con el vapor. V. penatagantsi, shimpokagantsi, tsimpokagantsi2.

kiraatagantsi vi. {ikiraatake} estar o ser rojo/a; volverse o ponerse rojo/a, enrojecerse, ruborizarse. Ogari otsakaganira manchakintsi potsotarokiku, onti onkiraatanakera onkametimagotakeniri. Cuando se tiñe una cushma con (la corteza del) árbol potsotaroki, es para que ésta se ponga roja y se vea bonita. • Se forman muchos temas compuestos combinando este término con sufijos derivacionales o sustantivos de posesión inalienable para indicar el color rojo del segundo. Ogakena merentsi nokiraavontyonatanake. Me está dando la gripe y la punta de mi nariz está muy roja. Yogari seripigari pairorira yavisaenkatake yamaigakeri inetsaane pankotsiku, okutagitevetanaka kiraatuivagetake ivotsote. (Tradicionalmente se decía que) un chamán que era muy poderoso traía a sus espíritus auxiliares a su casa, y al día siguiente el patio estaba lleno de (lit. rojo con) su achiote (que él había traído). V. vontyónantsi, otui.

kisagantsi 1vt. {ikisakeri} avt. castigar; desaprobar; enojarse con; reprender, reñir; reprochar. Antari ikoshitakera notomi, nokisakisatakerityo kara, nosaatakeri katsirinkaariku. Cuando mi hijo robó, yo lo castigué fuertemente echándole agua caliente. • Este término siempre denota una actitud o acción negativa de parte del sujeto; para lo contrario se usa el término kanomaagantsi. bvt. pelear; discutir acaloradamente. Yapatoitaigakara chapi iniaventaigakero irantane, tera inkemavakagaigempa, onti ikisavakagaiganaka. Ellos se reunieron ayer para planificar sus trabajos, pero no estaban de acuerdo sino que comenzaron a discutir acaloradamente. cvt. aborrecer, odiar. Impogini iperatanaka ikantiro itsinanete: “Tsame anta mereavageiganakera magashinkevageigakera inkenishiku, kaño maika ikisakenaniroro piariri”. (Cuentan que) con el tiempo se cansó (de ser maltratado) y le dijo a su mujer: “Vamos allá a otro sitio a cambiar de ambiente y vivamos por ahí en el monte, ya que ahora tu hermano me aborrece”. • Cuando aparece con -antdtrv., puede tener el sig. de ser malo/a o ser persona de mal carácter en el sentido de no ser amable, no recibir bien a otros, etc. Ogari apitene pagiro oyashiki pairotyo okisanti okisavintsavagetakerityo koki. Tatarika ikantumatakero okisakatyo kara teratyo oniaeri. Aikiro tyanirika atatsi ovankoku, oneavake okisavorotanaka ogivotanaka aiñonityo onianake. La menor de mis dos tías es muy mala y se molesta mucho con mi tío. Cualquier cosita que le dice, (si vieran) cómo se molesta y no le habla. También cuando alguien va a su casa, al verlo ella, se pone muy seria y se agacha hasta que después de un rato por fin comienza a hablar. 2vr. {ikisaka} encolerizarse, enojarse, molestarse, disgustarse, irritarse. Ogari pagiro okemakera oniashinatakarora ocharone, okisakatyo kara okanti: “Kamanityo noatake nonkantakiterora”. Cuando mi tía se enteró de que su rival estaba hablando mal de ella, se encolerizó y dijo: “Mañana voy a ir a hablar con ella”.

konoshintsari inan. esp. de trampa hecha de una serie de lazos de soga; extendida horizontalmente (sarta de lazos de soga). ◊ Este tipo de trampa se coloca en árboles donde abundan frutos que son los favoritos de las aves, o encima de su colpa itsimine. Se coloca un palo transversal entre las ramas de dos árboles, entre dos palos altos o entre palos amarrados a los extremos de una rama. Algunos centímetros más arriba del palo transversal se extiende una soga larga con varios lazos que tienen nudos corredizos. Se amarran los lazos muy juntos, en cantidad suficiente como para llenar el espacio creado por la soga, el palo transversal y los palos verticales o las ramas. De esta manera cuando las aves vienen volando para comer los frutos, meten sus cabezas en los lazos quedando agarradas por el cuello. V. konótsari, oshintsa, íviri.

kovoreari adj.sust. lustroso/a, brillante (luz reflejada); piedritas brillantes; cuarzo. ◊ Tradicionalmente, la forma poseída igovorearite se aplicaba a las piedras brillantes que empleaban los curanderos o chamanes con el deseo de defender a sus paisanos. Antari pairani ikantaigi yogari seripigari imirinka yashintaiga igovorearite, irirotari isentaiga agaveakagakerira. Antiguamente se decía que todos los curanderos tenían piedritas brillantes, y eran éstas las que siempre llevaban (lit. con las que siempre se acompañaban) y les daban poder.

mameri ma ve. no haber o existir; no estar; ser inexistente. —Ina, ¿aityo pitivine? —Mameri. —Mamá, ¿tienes sal (lit. ¿existe tu sal?)? —No tengo (lit. no hay). Atsikake maani ivatsa onigake onei mameri onkatsitanakera, ariompa osekatanakari kimota. (Cuentan que) ella mordió un pedacito de carne, lo tragó y vio que no le dolía, así que siguió comiendo mucho. ◊ Muchas veces, cuando se pregunta si hay algo, la contestación mameri no quiere decir que no haya nada, sino que hay poca cantidad o no hay más de lo que la persona misma necesita, pues sería, por una parte, una verg:uenza decir que hay y no tener la cantidad requerida o, por otra parte, jactarse dando la impresión que uno tiene algo cuando en realidad tiene poco. V. ma- Apén. 1.

mapuki inan. piedras pequeñas. • Término que también se usa para referirse a las piedritas serepitontsi de los chamanes seripigari. V. mapu, okitsoki, serepitontsi.

marentagantsi vr. {imarentaka} avr. cantar canciones sagradas (para invocar a los espíritus auxiliares). ◊ Tradicionalmente, esto era oficio solamente de los chamanes salvo que una mujer, generalmente su esposa, cantara junto con él, siguiéndole, para ayudarle en la ceremonia que siempre se hacía de noche tomando ayahuasca. Se pensaba que el propósito de invocar a los espíritus auxiliares (inetsaane) con los que, según se afirmaba, los chamanes hacían contacto, era para que vinieran a cuidarle, a sanar a un enfermo, a defenderle contra los espíritus malos, etc. Yogarora seripigari igamarampite, imarentakara ikantakotakerira inetsaane kameti iripokakeniri inkavintsaantakera. Omarentanaka irorori itsinanetsite ogiatakotanakeri. Cuando un chamán toma ayahuasca, canta invocando a sus espíritus auxiliares para que vengan a hacer algún favor. Su mujer canta repitiendo lo que él canta (lit. siguiendo su ejemplo). bvr. silbar (ciertas serpientes). ◊ Según se afirma, hay ciertas serpientes, como el jergón, la shushupe y el loro-machaco, que “silban” por la tarde cuando se pone el sol. Notomi, gara pikenasevageti kara onaronkashiku, ikemakeritari pirenti chapi imarentakara maranke yagukari. Hijo, no andes por allí por la hierba alta, porque ayer tu hermano escuchó a una serpiente silbando y quizá te pueda morder. V. seripigari, inetsáane, kamárampi.

matsikanari AU matsinti BU m. brujo, persona que embruja, hechicero. ◊ Tradicionalmente se decía que solamente un chamán o curandero seripigari podía convertirse en brujo y que mayormente era un acto involuntario que tenía lugar como resultado de encontrarse con el poder matsikantsi que mataba por medio de la hechicería. Se creía que este ser invisible y maléfico habitaba en las piedras yogevuroki, a las que también se referían con el término serepitontsi o iserepito, y que de vez en cuando aparecía en forma visible como ser humano o jaguar. Se decía que cuando un hombre se adueñaba de una o más de estas piedras, automáticamente poseía también el poder que residía en ellas. De ahí esa persona comenzaba a hacer daño sin darse cuenta a quién se lo hacía, porque no era la persona misma que deseaba dañar sino era el imatsika. ¶ Se decía que había por lo menos tres maneras de que un chamán se convirtiera en brujo. A veces el mismo tenía deseos de ir a conocer muchas cosas y hacer contacto con todos los espíritus buenos saankariite, pero sucedía que cuando llegaba a Megantoni, el tasorintsi que vivía en ese lugar le impedía el viaje porque no quería que llegara a ser superior a él y quizás fuera a vivir con los espíritus buenos inmortales. Así que lo sopló e hizo que se encontrara con matsikantsi quien le daba su poder de embrujar o hechizar, y por consiguiente comenzaba a embrujar y ya no lograba hacer contacto con los espíritus buenos sino solamente con los malos como, por ejemplo, segamai y kasuvarerini. ¶ Se decía que para otros chamanes, el contacto con matsikantsi era por casualidad cuando se encontraba con él en forma visible en el monte y le daba las piedras yogevuroki diciéndole: “Nero iroro pisentakempa”. “Aquí las tienes para que te cuides con ellas”.> Para otros bastaba recoger una o más piedras negras yogevuroki y guardarlas en su chuspa; poco a poco, por fatalidad, si era ése su destino, o por querer conseguir ese poder, se convertía en brujo. Si quería, por algún motivo, convertirse en brujo, comenzaba a exprimir jugo de tabaco en la piedra, lo que equivalía a darle su comida.. Aiño seripigari iokagutakari matsipanko ipakeri imatsika ovashi imatsikatantanake tenige inetsajaeri saankariite, inti inetsaanake matsipanko, segamai, kasuvarerini, etc. Hay chamanes que se encuentran con el pájaro matsipanko y él les da su poder de embrujar resultando que se convierten en brujos y ya no hacen contacto con los espíritus buenos sino con (los malos) matsipanko, segamai, kasuvarerini, etc. Yogari matsigenka yagakeri yogevuroki yoyagakeri itsagineku, impo ariompa intagarora onake impeganakempara matsikanari, iripokake ivatsa suvatatsirira intinkamitakemparira imapukite ovashi impeganakempa matsikanari. (Tradicionalmente se decía que) un hombre recoge una piedra yogevuroki, la pone en su chuspa y si está destinado a ser brujo, el cuerpo (lit.la carne) del espíritu maléfico suvatatsirira viene a vivir en la piedra y él comienza a convertirse en brujo. ¶ Se decía que una señal de que un hombre se había convertido en brujo era que comenzaba a caminar un poco chueco o con piernas arqueadas. Itikanakeri imatsika yanuitanake tate tate ikantaigi: “Intirorokari matsikanari nerotyo itikanakeri imatsika tera iranuitagantsite”. El ser que reside en sus piedritas le impide caminar, así que comienza a caminar con las piernas arqueadas tate tate y (la gente) dice: “Será brujo y por eso él que vive en sus piedritas lo obstruye y no puede caminar normalmente”. ¶ Fuera como fuera la manera de convertirse en matsikanari, una vez convertido, se decía que no era el brujo mismo que hacía daño a la gente y la hacía morir sino imatsika que vivía en las piedras que siempre llevaba en su chuspa. También se creía que era imposible que el brujo se deshiciera del poder malo del imatsika y volviera a tener contacto con los espíritus buenos y hacer el bien; se decía que si un brujo botaba las piedras, o trataba de deshacerse del poder que estaba en ellas, ahí mismo se enfermaba con escalofríos y moría. V. igéntiri, matsíkantsi, matsikatantagantsi, seripigari, serepitontsi.

meshirereitagantsi vi. {imeshirereitake} avi. pelarse (p.ej. después de quemarse en el sol o calentarse mucho en la candela; por haber comido hígado de súngaro; por una enfermedad seria de la piel). Pairani ogari ina tatarika gakero okaentagisetanaka maganiro ovatsaku, otontatanake ovashi omeshirereitanake. No sé qué tuvo mi mamá hace años que le dio mucha comezón en todo su cuerpo; su piel se puso muy doble y después se le peló. bvi. mudarse de corteza. Ogari toaroki onti omeshirereitake opoa pairatamatake tagintagisematake. El tronco del árbol pashako se muda de corteza, y toda la cáscara se levanta en forma de escamas grandes. V. meshigagantsi; -re2 4.8.2.10; -i2Apén. 1.

niagisevagetagantsi vi. {iniagisevagetake} hablar groserías; hablar cosas sin sentido (p.ej. un loco, un borracho, un sonámbulo). Antari oneavitunkanira Pancha okoshitakera atava, tyampatyo onkante. Oga okenake otsaroganake ogivotanaka oniagisevagetanaketyo kara. Cuando Pancha fue sorprendida en el acto mismo de robar una gallina, (no sabía) qué decir. Ahí mismo se asustó, se agachó y comenzó a hablar cosas sin sentido. V. niagantsi1; -gise 4.8.3.4; -vage 4.8.2.3.

okagutagantsi vtr. {iokagutakari, yokagutakari} encontrarse inesperadamente con algo o con alguien (p.ej. chocarse o toparse con alguien; pisar o pasar muy cerca de; encontrarse o toparse inesperadamente con algo peligroso). Namatsinkavetakara santaviri tera noneeri, okya nokenavetanakara nokagutitarityo iokakaimatanakatyo oogn oogn ishigaiganaka tera nontonke. Estuve acechando huanganas pero no las vi; seguí caminando cuando de repente me encontré con ellas, y ahí mismo comenzaron a correr oogn oogn y no disparé. ◊ Este término se usa mucho para referirse a cuando uno es mordido por una serpiente inesperadamente y cuando uno se encuentra con espíritus maléficos u otras cosas que dan como resultado el daño de la víctima. Aiño seripigari ikogavetaka pairora intsotenkagiteakero ineagetakerira maganiro saankariite, kantankicha iokagutakari matsipanko ipakeri imatsika, ovashi imatsikatantanake tenige inetsajaeri saankariite. (Se dice que) hay curanderos que quieren viajar por todas partes y hacer contacto con todos los espíritus buenos, pero resulta que tienen un encuentro con el espíritu malo matsipanko y él les da su poder malo; por consiguiente comienzan a embrujar y ya no hacen contacto con los espíritus buenos. V. okagantsi1; -gu 4.8.2.9.

okanontagantsi vt. {iokanontakeri, yokanontakeri} librar de algo fastidioso, de enfermedades o de demonios; curar de los efectos de un encuentro con un demonio. Noshinto, piate okanontavakeri piariri tsigito, onti yoveraanakeri ikaemavavagetake, tsikyari nage sekatsi ompote aigaeniri shintsi. Hija, anda espanta a los mosquitos que están fastidiando a tu hermanito y (haciéndole) llorar a gritos para que yo pueda coger yuca rapidito e irnos pronto. ◊ Tradicionalmente las acciones que se utilizaban para procurar librar a los enfermos de sus enfermedades y de los seres que, se pensaba, las estaban causando eran realizadas por un curandero o chamán. Entre estas acciones estaban tomar ayahuasca, dar palmadas al llegar donde el enfermo y abanicarle con un abanico especial hecho de hojas. Yogari seripigari yamake ishigementontsishite yovoroshitapaakeri mantsigari iokanontakerira imantsigane intiri kantakeririra. El curandero trae su abanico especial de hojas y abanica al enfermo para librarle de su enfermedad, y también de lo que está causándola. Agavakeri iriniro, ¡ojojoo!, ianativagetanakera pairataketyo panikyatyo inkamanakera ontivani itonki. Impogini yogari iriri inti seripigari imarentaka iokanontairi. (Cuentan que) su madre lo recibió y, ¡qué barbaridad!, tenía una fiebre alta y estaba a punto de morir y solamente estaba hueso y pellejo. Entonces como su padre era curandero comenzó a cantar y a curarle (de los efectos de su encuentro con el demonio). V. okagantsi1; -anont 4.8.1.3.

okitsoki tonkamentontsi

okitsoki inan.pos. ainan.pos. su semilla; pastilla. binan.pos. su cartucho (de un arma de fuego). cinan.pos. la bolita hecha de tierra que es parte de un huso kirikanuntontsi. • La forma -ki/-gi aparece como clasificador de cosas pequeñas como semillas, granos, chaquiras, frutitas, dientes, piedritas, pajaritos, huevos con cáscara, moneditas, etc.; también funciona como diminutivo. Forma parte de los nombres de muchas plantas y árboles incluso en muchos casos, aunque representa el fruto del árbol, llega a ser parte integral del nombre del árbol mismo. La forma -gitso/-kitso aparece en temas compuestos con el significado de ojos muy redondos y grandes (p.ej. ogakitsopageni iroki pitoni inkamagutakaera kiregitsosetake los ojos del musmuqui son muy grandes y nos mira con sus grandes ojos bien abiertos).; • La forma dim. -kicho/-gicho que indica una miseria de algo o una cantidad muy reducida en comparación con lo normal, aparece como clasificador de cuerpos pequeños, pedazos pequeños de yuca, paquetes pequeños, bolas pequeñas de hilo, etc. (p.ej. maanikicho onavetakempa mampetsa aunque sea una bolita de hilo; yogarenigichotakero iseka pone resbaladiza su pedacito de yuca. Pikichoteti ogorite amakena kañomataka tenirikatyo ontime. Solamente me trajo algunos (lit. dos) camotes pequeñitos como si no tuviera. V. ikitsoki.

oshetoniro m. esp. de demonio (sacha-maquisapa). ◊ Tradicionalmente se decía que oshetoniro, que también se conocía por el término menkorinkeveto, era un demonio muy temido que tenía la forma de un mono maquisapa gigante y pelo de color gris como cenizas. Se contaba que había muchos de ellos que vivían en nubes oscuras y que cuando caminaban, se agarraban los unos a los otros por sus colas en una fila larga. Solamente andaban en las noches nubladas, y cuando querían, se convertían en una especie de humo para pasar de un lado del río al otro o para ir lejos y atacar a la gente. También se decía que emitían una luz (isaamenkisetanake) como la luz del hongo kentoritsima. Cuando se los escuchaba acercándose en el aire, hablando como el canto del paucar pogoñari, ahí mismo se quemaba pelo de maquisapa si había. Se pensaba que cuando se quemaba el pelo, el humo se convertía en maquisapa (o en otro sacha-maquisapa) y salía al encuentro del demonio y le decía: “¿Qué quieres por acá? Vete a otra parte. Yo soy quien vive aquí y si hubiera gente aquí yo sería el primero en matarla”. De esta manera, el verdadero maquisapa, en forma de su pelo quemado, defendía a la gente. Faltando pelo de maquisapa para quemar y prevenir que viniera el sacha-maquisapa, se decía: ”Inti matsontsori”. |I”Es jaguar”. o ”Inti nopira”.  ”Es mi cría”. Jamás se pronunciaba el término ”oshetoniro” porque de otra manera ahí mismo el demonio caería y atacaría. V. osheto; -niro Apén. 1; Itsintyaamonkite.